Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Desentierran restos de niños de la Edad de Hielo

30

Los restos de dos niños de la Edad de Hielo, enterrados más de 11 mil años atrás en Alaska, son los huesos de humanos más jóvenes hallados hasta hoy en Norteamérica, según una nueva investigación.

El sitio y sus artefactos proporcionan nuevos conocimientos sobre las prácticas funerarias y otros aspectos de la vida de las personas que habitaron esa zona hace miles de años, de acuerdo con Ben Potter, investigador de la Universidad de Alaska Fairbanks y autor principal del artículo, que publicó la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences.

Potter lideró el equipo de arqueólogos que realizó el descubrimiento en el otoño de 2013 en una excavación del sitio Upward Sun River, cerca del río Tanana, en Alaska central.

Los investigadores trabajaron en estrecha colaboración con las organizaciones tribales nativas locales y regionales.

De acuerdo con los estudiosos, los restos humanos y ofrendas funerarias asociadas a la muerte y enterramiento de los dos infantes podrían ofrecer nuevas informaciones sobre esas sociedades.

Los huesos fueron encontrados en una fosa debajo de una zona de vivienda donde se hallaron otros restos en 2010, concretamente de otro niño incinerado.

“Estos entierros e incineraciones reflejan comportamientos complejos relacionados con la muerte entre los primeros habitantes de América del Norte”, dijo Potter.

En el hallazgo se incluyen puntas de piedra y utensilios con formas de cornamenta decorados con líneas incisas abstractas, que representan algunos de los ejemplos más antiguos de armas con mango en América del Norte.

La presencia de puntas con mango puede reflejar la importancia de los utensilios de caza en la ceremonia de sepultura y con la población en su conjunto, señala el estudio.

Los investigadores examinaron los restos esqueléticos y dentales para determinar la edad y el sexo probable de los niños en el momento de la muerte. Uno sobrevivió al nacimiento por unas pocas semanas, mientras el otro murió en el útero. La presencia de esas tres muertes en un solo grupo puede indicar la tensión relacionada con los recursos, tales como escasez de alimentos.

Este descubrimiento es valioso para la ciencia, pues hay poca evidencia sobre las prácticas de organización y mortuorias de tales culturas humanas primitivas, que no tenían lenguaje escrito.

Los artefactos -incluyendo puntas de proyectil, plantas y restos de animales- también podrían ayudar a construir una mejor imagen de las sociedades humanas tempranas, su estructura y cómo sobrevivieron a los cambios climáticos en el final de la última Edad de Hielo, añaden los expertos.

Los comentarios están cerrados.

Este portal de noticias usa cookies para mejorar tu experiencia. OK Seguir leyendo