Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

“De los 43 depende el futuro de la democracia mexicana”, afirma Enrique Krauze

28

Guadalajara, Jalisco, 30 de noviembre – “De los 43 de Ayotzinapa depende el futuro de la democracia mexicana”, dijo hoy el historiador Enrique Krauze, al presentar una trilogía que integra su Biblioteca Histórica, publicada por Tusquets, en el marco de la Feria Internacional del Libro en Guadalajara, que transcurre en esta ciudad hasta el 7 de diciembre próximo.

Para el autor nacido hace 67 años en ciudad de México, los estudiantes normalistas de Iguala “fueron quemados como los judíos en Auschwitz” y mostró su convencimiento de que la versión oficial del Procurador Jesús Murillo Karam es la que “más se acerca a la realidad”. Fue una conferencia de prensa muy concurrida y que tuvo momentos de tensión cuando un joven profesional del sitio revolucion.com cuestionó algunos de los puntos de vista aplicados por el célebre intelectual mexicano al caso que mantiene en vilo al país y de cuya resolución, insistió, depende el futuro de nuestra democracia. Krauze, quien ha escrito más de una veintena de libros y que funge actualmente como director de la revista Letras Libres y de la Editorial Clío, no perdió nunca calma. Por el contrario, con voz suave esgrimió todos sus argumentos de análisis de la realidad mexicana, al tiempo que se esforzó para hablar también de la reedición de sus libros históricos en formato bolsillo, sin por ello evitar que el encuentro con la prensa acreditada en la FIL fuera exclusivamente para hablar de política. Aquí van los puntos esenciales de la conferencia: EL PODER DE LA HISTORIA “Qué más quisiera yo que la historia, como decía Cicerón, fuera la maestra de la vida y nos iluminara sobre el camino a seguir en este momento tan oscuro, confuso y doloroso de México. Sobre todo doloroso. En estos libros que componen la trilogía de la historia de México entre los siglos XIX y XX, hay un denominador común y es la existencia de los caudillos y de los dictadores. México tuvo muchas etapas violentísimas como la Independencia y la Revolución, que costaron cientos de miles de vidas, más una estela de violencia que asoló a todo el país durante todo el siglo XX. De hecho, los titulares de los periódicos entonces eran iguales a los de ahora, sólo que no había narcotráfico. Ante la violencia, México optó por instaurar dictadores. Uno fue Porfirio Díaz, que instituyó lo que él llamaba la paz forzada y sí, pacificó al país. Lo hizo a sangre y fuego, pero lo pacificó. Luego, durante muchos años, llegó lo que Mario Vargas Llosa llamó la dictadura perfecta del PRI. Pero ahora no tenemos esa salida. México no puede salir de este estado de violencia e inseguridad con dictadores o dictaduras perfectas. ¿Cuál es la salida? La salida está en el programa de los liberales constituyentes, de los demócratas mexicanos que tenían el proyecto de un país de leyes. Que en México se respetara la ley es el país que soñaron los liberales del ’57 y es el que debemos ir construyendo en el siglo XXI”.

Los comentarios están cerrados.

Este portal de noticias usa cookies para mejorar tu experiencia. OK Seguir leyendo