Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Con cuotas de socios líder taxista de Cancún construye su casa en Bacalar

84

La construcción en un predio, propiedad de Heidelberg Oliver Fabro, provoca daño ecológico a la laguna de Bacalar.

La Laguna de los Siete Colores se encuentra abandonada a su suerte en virtud de que autoridades ambientales de los tres niveles de gobierno no se interesan en protegerla, a pesar de que se encuentra a merced de personas sin escrúpulos que atentan contra el ecosistema del lugar.

David Martínez Sánchez, presidente de la Asociación de Hoteles y Restaurantes de Bacalar, ha denunciado que el año pasado hizo del conocimiento de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), del daño ecológico que estaba sufriendo una extensa área de la laguna de Bacalar, ya que un particular estaba rellenando con material un área a orillas de la laguna, para ganarle terreno al agua; sin embargo los trabajos concluyeron sin intervención de las autoridades ambientales.

Mencionó que resulta incongruente que mientras el sector empresarial pugna todos los días por proteger el entorno natural que significa la fuente de ingreso de muchas familias bacalarenses y orgullo de Quintana Roo, algunas personas atenten contra el entorno natural de Bacalar, principalmente de su laguna, conocida mundialmente por su extraordinaria belleza.

Ese fue el motivo por el que decidió denunciar los trabajos de relleno que un particular realizaba a orillas de la laguna, para lo cual se tuvo que sacrificar un área extensa de manglares, sin embargo, tras varias semanas que expuso la situación, el área de Denuncias Ambientales de la Profepa, le sugirió darle seguimiento en la delegación de la dependencia ubicada en la ciudad deCancún.

Comentó que a pesar de haber aportado las pruebas de la alteración de esa zona, la dependencia no actuó y el ecocidio se consumó, como lo demostró con unas fotografías con los trabajos realizados a orillas de la laguna de Bacalar.

Cabe señalar que los trabajos pudieron realizarse con toda impunidad, en virtud de que se ubica en la zona de la costera, donde la inmensa mayoría de los predios cuentan con bardas altas que impiden la visibilidad hacia la laguna desde la calle.

Según se pudo indagar entre los vecinos y trabajadores cercanos, el predio pertenece al líder taxista de Cancún, Heidelberg Oliver Fabro de quien existen graves sospechas de que la casa la esta construyendo con dinero de la cuotas de los socios según las denuncias de sus propios agremiados.

Los comentarios están cerrados.