El Ministerio Público de la Fiscalía General de la República (FGR) obtuvo de una juez federal, sentencia condenatoria de ocho meses dos días de prisión; reparación del daño integral; caución de no volver a amenazar; suspensión de derechos civiles y políticos; amonestación pública para que no reincida; y subsistencia de medidas cautelares impuestas, en contra de Carlos “M” por el delito de amenazas en agravio de un periodista de Quintana Roo.

En cuanto a la reparación del daño, la juzgadora señaló que se deberá dar rehabilitación (tratamiento sicológico para víctima, pareja e hijos), que no haya  repetición (curso de derechos humanos, que no se acerque al domicilio ni se comunique) y se dé una compensación.

Por lo que hace al mecanismo de protección de periodistas, el representante social federal obtuvo que se pague lo que el estado mexicano gastó en la protección y en atención a la figura de sufragación, además de que se reintegre al mecanismo lo erogado.

De acuerdo con los hechos asentados en el expediente, en julio de 2017 el ahora sentenciado envió mensajes telefónicos al periodista con contenidos amenazantes de atentar contra su integridad física y la de su familia.

Al valorar las declaraciones de testigos, pruebas documentales y periciales presentadas por la fiscalía, a lo largo de seis días de audiencia de juicio oral, la Juez de Distrito del Centro de Justicia Penal Federal en el Estado de Quintana Roo, dictó la sentencia condenatoria al considerar que la agresión se gestó por la actividad periodística de la víctima y tenía el objeto de limitar así como menoscabar su derecho a la libertad de expresión.