Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

CJNG, La Barredora, Los Talibanes: así es el mapa del crimen organizado en Estado de México

188

La batalla entre cárteles de la droga ha llegado a Estado de México. Una guerra de baja intensidad, si se quiere, de impacto moderado. A 156 kilómetros de la capital mexicana, en el municipio de Atlacomulco, Edomex, el Cártel Jalisco Nueva Generación anunció su llegada con una serie de narcomantas.

El hecho provocó revuelo por ser bastión de un grupo de políticos cercanos al ex presidente, Enrique Peña Nieto.

Según los reportes de inteligencias del gobierno estatal, el CJNG comparte el mapa del narcotráfico con otras células como Los Talibanes, organización formada por antiguos Zetas, La Familia Michoacana, el grupo criminal La Barredora.

Una de las razones de esta nueva división se llama “narcomenudeo”. El Estado de México es una de las regiones que forma Tierra Caliente, conocida así por su intenso clima. La zona comprende un territorio compartido por los estados de Michoacán, Guerrero, Jalisco y Colima.

Los municipios limítrofes como Amatepec, Otzoloapan, San Simón de Guerrero, Santo Tomas de los Plátanos, Tejupilco, Luviano, Tlataya, Sultepec, Zacazonapan, Zacualpan, Tonatico e Ixtapan de la Sal sobreviven sitiados por grupos de narcotraficantes, uno de ellos La Familia Michoacana.

La víspera del jueves 26 de febrero, fueron advertidos a través de un video por parte de una célula del CJNG.

El estado del sitio se agudiza cada día. El 23 de octubre de 2019, el CJNG amenazó a una regidora de Morena: “Que paso mi regidora le voy a dar hasta las 10 de la noche para que marque y se alinie con mi gente de lo contrario va a ser la próxima regidora muerta… varios del gabinete ya se alinearon” [sic].

También hubo narcomantas dos días después, cuando “El Comandante Pikón” anunció su llegada para “limpiar a toda la rata”.

A principios de noviembre fueron abandonados dos cuerpos en el municipio Valle de Bravo. “Esto le va a pasar a todos los colombianos y extorsionadores para que respeten a mi gente…”, decía un narcoletrero firmado por la Familia Michoacana.

Hubo advertencias también el 10, 11 y 12 de noviembre.

Existen reportes que informan que integrantes de los Zetas se desplazaron de Tamaulipas al centro del país para librar una guerra por el control de las minas y el tráfico de drogas. Aparece también “El Comandante Pikón” identificado como Alan Roa Castro Solórzano, al que se le ubica como líder de una célula en Naucalpan.

Por la Familia Michoacana ha sido identificado Silverio Martínez Hernández, alias “El Comandante Fierro”, de 30 años, con dos órdenes de aprehensión y cuyo cuartel general se localiza en Coactepec.

En redes sociales se han mostrado videos de hombres y adolescentes armados hasta los dientes abordo de camionetas patrullar las calles casi desiertas.

De los negocios solo queda el nombre. Debido a que los narcos la venta de droga no les rentaba lo suficiente, empezaron a extorsionar a los comerciantes. Lo peor llegó cuando se hicieron con el control de los pobladores: cien pesos por vivir en tu propia casa es el costo de algunos de los mexiquenses.

El gobierno del PRI llegó al poder en septiembre de 2017 con la promesa de aplicar una nueva estrategia de seguridad basada en la reducción de la violencia, pero aún no está claramente definida ni tampoco da frutos. El número de muertos desde entonces ha sido de 8,141.

Los comentarios están cerrados.

Este portal de noticias usa cookies para mejorar tu experiencia. OK Seguir leyendo