Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Cinco estudiantes y un ama de casa, las víctimas de la masacre en Salamanca

Una dolorosa conmoción se extendió por toda la comunidad de Barrón, en Salamanca.

32

Este martes, sus pobladores amanecieron de luto por la masacre que alcanzó a seis personas, cinco de ellas jóvenes que estudiaban en el telebachillerato comunitario “General Mariano Escobedo” de esa comunidad, y que junto a una mujer adulta mayor murieron acribillados tras salir de sus clases.

Esta escuela hoy está cerrada, como las otras que hay en la comunidad, mientras las familias y los compañeros y maestros esperan resguardados en sus casas a recibir de la Fiscalía General de Justicia del Estado los cuerpos de las seis víctimas asesinadas por personas desconocidas, en un lunes en el cual Guanajuato registró por lo menos 18 homicidios dolosos en varios municipios.

Algunas veladoras y cruces de cal marcan la esquina donde los estudiantes platicaban tras concluir sus clases y donde fueron ultimados en una rápida acción por hombres armados, que desde alguno de los cerros aledaños bajaron en un vehículo a la comunidad, y de la misma manera salieron.

El gobierno municipal de Salamanca –de Morena– se lava las manos y afirma que esta masacre es un tema de la Fiscalía estatal. En esta ocasión, a diferencia de los reportes cotidianos de algunos hechos delictivos, el municipio se negó a informar sobre lo ocurrido la noche del lunes en Barrón.

“Lamento informarles que hace unas horas en la comunidad de Barrón seis personas perdieron la vida en un ataque armado”, dijo el alcalde morenista César Prieto en un video que fue enviado por el área de comunicación social, varias horas después de lo ocurrido.

Anunció un acercamiento de funcionarios con los deudos y aseguró que, aunque “el tema de la inseguridad no tiene palabra de honor, pero en coordinación con las fuerzas federales y del estado vamos a garantizar la seguridad de todas y de todos”.

La masacre fue atestiguada por varios de los compañeros de los cinco adolescentes fallecidos, así como otras personas que se encontraban en la calle en ese momento, pasadas las 6 de la tarde.

Las víctimas ya fueron identificadas: María Juana Cano, una ama de casa de 65 años de edad; Pamela Ruby y Estefanía, de 17 años, alumnas del telebachillerato, y sus compañeros Guadalupe, José Guadalupe, de 17, y Eleuterio, de 16 años.

El secretario de Educación del estado, Jorge Enrique Hernández Meza, reconoció la conmoción que prevalece entre la comunidad educativa del telebachillerato comunitario, mismo que tiene una población de 33 alumnos y tres profesores.

Mencionó que hubo alumnos “que estaban junto, al lado (cuando asesinaron a sus compañeros) y quedaron con afectaciones severas”, por lo que, aseguró, la SEG se encuentra “organizando el apoyo psicológico por ese momento tan complicado”.

Por ello, confirmó que el plantel permaneció cerrado este martes y posiblemente también el miércoles, en virtud de que se realizarán las exequias de los alumnos asesinados, aunque agregó que espera que se reabra esta misma semana.

Sobre protocolos para ser aplicados en las escuelas ante eventos de este tipo, el funcionario aclaró que el único que se está vigente es el de la revisión de mochilas, con el consentimiento de los padres de familia. “Tendremos que intensificar”, dijo sin precisar qué tipo de medidas se tomarían.

“Al exterior rebasa las competencias que tenemos con la escuela”, agregó. Y dijo que no se recibió por parte de autoridades del telebachillerato algún aviso sobre alguna amenaza o advertencia antes de lo sucedido.

“En el caso particular no tenemos ningún reporte previo que nos hay alertado”.

Hernández aseguró que el sistema educativo en Guanajuato es seguro, pero que la situación de inseguridad del estado “no es algo que desconozcamos; tenemos un reto como estado, no es algo solo de Guanajuato. Se ha luchado fuertemente en los últimos años. Esto no pasó dentro de una escuela”.

Los comentarios están cerrados.