Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Chapo disfrutaba de servicios de “lujo”

50

Joaquín Guzmán Loera, el reo número 3578 del Centro Federal de Readaptación Social número 1 El Altiplano, tenía privilegios autorizados por el Comité Técnico Interdisciplinario del penal, como el contar con una pequeña pantalla de televisión LCD, un radio, un par extra de calzado y ropa extra para el frío.

Además podría recibir a sus abogados hasta el límite del horario permitido de las 18:00 horas, su defensor entraba hasta en cuatro ocasiones al día a la zona de locutorios.

Fuentes del Gabinete de Seguridad del gobierno federal explicaron que no existe alguna irregularidad por la presencia de una pantalla, debido a que había cumplido con las condiciones del Comité Técnico.

El aparato es únicamente un receptor de televisión de señal abierta, que no tiene posibilidad de transmisión de datos vía internet, lo que de cualquier forma estaría imposibilitado debido a los bloqueadores de señal instalados en el penal.

A los internos también se les permite el ingreso de pequeños aparatos de radio para señal de AM y FM, que no tengan la capacidad de transmisión de señal.

Pueden ingresar libros, un cuaderno, un lápiz de madera, un cobertor extra al proporcionado por el penal, enseres personales para limpieza personal y correspondencia.

En el caso de El Chapo Guzmán, en su celda se encontró una muda extra de ropa, un par de calzado, además de las sandalias que se quitó antes de escapar por el suelo de la regadera.

Guzmán tenía la posibilidad de decidir si sus alimentos los tomaba en la celda o en el área del comedor, instalado a un lado del Centro de Tratamientos Especiales, en donde se ubica lo que fue su celda, el módulo 20, del pasillo 2.

Las fuentes del Gabinete de Seguridad consultadas explicaron que tras cubrirse el trámite de ingreso de Guzmán Loera al Cefereso 1, El Altiplano, fue necesario remover al interno que se ubicaba en la celda o módulo 19, por cuestiones de seguridad.

En ese espacio se encontraba Sigfrido Nájera Talamantes, alias El Canicón, líder de una célula de Los Zetas que operaba en Nuevo León y Coahuila, y enemigo acérrimo del cártel del Pacífico.

A El Canicón se le atribuye el asesinato de nueve militares, de dos policías federales, de ataques a instalaciones de una televisora y unas oficinas de un consulado de Estados Unidos, entre otros crímenes.

Se explicó que ante la posibilidad de que surgieran conflictos porque Nájera Talamantes y Guzmán estuvieran en celdas contiguas, se decidió reubicar al primero.

En su lugar quedó el pederasta Jean Succar Kuri, quien purga una condena de 13 años de prisión como responsable de pornografía infantil y corrupción de menores.

Las fuente comentaron que debido a que el sentenciado padece una enfermedad de la próstata tiene una sonda que le drena la vejiga permanentemente, por lo que en ocasiones el olor a orines invadía todo el corredor.

Esta situación, indicaron, molestaba al líder del cártel del Pacífico, quien en reiteradas ocasiones solicitó que movieran del lugar al pederasta.

Es la corrupción

  • Aun  cuando se adopten medidas más “extremas” de seguridad, no tendrían un buen funcionamiento por la corrupción que existe en los sistemas penitenciarios, refirió Amnistía Internacional.
  • En entrevista con Adela Micha para Grupo Imagen Multimedia, Chasel Colorado, coordinadora de Incidencia en Políticas Públicas de Amnistía Internacional México, afirmó que más allá del endurecimiento de las penas, ninguna medida va a ser efectiva  si prevalece el ambiente de corrupción.

Los comentarios están cerrados.

Este portal de noticias usa cookies para mejorar tu experiencia. OK Seguir leyendo