El requerimiento de pago no es novedad, desde agosto de 2016 el SAT embargó a Adame (cuyo nombre completo sí le da un aire de luchador: Adame Von Knoop, ¡ay güey!) cobros que iba a realizar a televisa Talento y a la empresa Broncolín, a las cuales el actor les realizó unas que otras chambas. Cómo olvidar esos comerciales en las que el némesis de Trejo evocaba a los vagoneros del Metro, recitando todo el listado de productos farmacéuticos. ¡Magistral!

Pero bueno, al parecer lo embargado no fue suficiente… o, más bien, el buen Alfredo Adame no ha terminado de saldar el adeudo, ya que apenas en abril y mayo pasado el SAT nuevamente le cayó para ejecutar el crédito fiscal. En la última ocasión, el visitador del SAT dijo que todavía había carnita que roer: hay cobros al Partido Verde, a TV Azteca y a la Asociación Nacional de Actores que se pueden embargar.

Según indica Reforma, desde hace algunos años Alfredo Adame tiene broncas con el SAT. Por ejemplo, en 2010 fue condenado por un tribunal federal a 6 meses de cárcel por defraudación fiscal, esto por no declarar todos sus ingresos en los ejercicios de 2003 y 2002.

Pues bueno, esto nomás sirve para asegurarnos que el tiro contra Carlos Trejo se arma sí o sí.