Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Cancún a merced de la delincuencia

89

Por más que la ciudadanía implemente medidas de protección en sus hogares a fin de evitar que los amigos de lo ajeno hagan de las suyas, las familias siguen siendo víctimas de robos a casa habitación, no importa si la vivienda está vacía o sus ocupantes se encuentran en el interior; de nada sirven rejas, miriñaques, cámaras o cercas electrificadas, los ladrones siempre encontrarán una manera de neutralizarlos.

Y es que la falta de patrullajes y la escasa presencia policial en Cancún propicia que los delincuentes tengan el camino libre y cometan impunemente todo tipo de ilícitos, con la seguridad que existen ínfimas posibilidades de ser sorprendidos por los guardianes del orden.

De unos meses a la fecha se ha puesto “de moda” entre los rateros una nueva modalidad para perpetrar robos a casa habitación desde la vía pública; la nula vigilancia policial les permite perpetrar sus ilícitos sin problemas al romper los mosquiteros metálicos de las ventanas que encuentran abiertas y, con el apoyo de una garrocha terminada en gancho, sustraer los objetos de valor a su alcance, sin que los protectores se conviertan en obstáculo.

Su atrevimiento llega al extremo de enganchar cuidadosamente las llaves de las viviendas y, sin hacer ruido, sacarlas por la ventana e introducirlas en las cerraduras, para ingresar en las casas sigilosamente, incluso con sus moradores durmiendo en las recámaras y llevarse los objetos de valor y dinero en efectivo que puedan encontrar a la vista.

Carlota Urbina Tejedor, afectada por un robo de este tipo en el fraccionamiento Los Almendros, manifestó que la zona había sido siempre lugar relativamente tranquilo, ya que al estar conformado por calles privadas, sin salida, no es atractivo para los delincuentes.

“De un mes y medio a esta parte notamos que se incrementaron los asaltos a transeúntes, sobre todo a primeras horas de la mañana y en las noches e incluso en las calles aledañas los malvivientes forzaron la puerta de algunos domicilios particulares y robaron también algunos establecimientos”.

Dijo que aparentemente los ladrones buscan las ventanas que los vecinos dejan abiertas durante la noche para combatir el calor y, tras romper la tela metálica que impide la entrada de los insectos, introducen una garrocha con la que jalan los objetos que se encuentran más cerca y los sacan limpiamente entre los barrotes de los protectores.

“En mi caso se llevaron la bolsa con un celular, una esclava que me acababan de regalar por mi cumpleaños, unos lentes para el sol de marca, una bolsita con cosméticos, un perfume original y otras cuantas cosas más, pero no cargaron con la bolsa, ahí mismo en el macetero de la entrada la dejaron junto a otras chacharitas sin valor”.

Caso parecido semejante se vivió en el fraccionamiento Linda Vista, donde gentes sin escrúpulos trastocaron las actividades de Sara Paredes, quien sufrió en carne propia el robo de varias pertenencias de valor después que los malandrines se introdujesen en su vivienda tras sustraer con habilidad las llaves de la casa de una mesa que se encontraba a varios metros de la ventana.

“Metieron un palo largo, engancharon las llaves y entraron con toda tranquilidad sin hacer ruido, se llevaron una lap top, un ipad, algo de dinero en efectivo y mi bolsa con tarjetas de crédito, incluso utilizaron una para comprar gasolina, el sentimiento de impotencia y de coraje es tremendo, afortunadamente no entraron en la recámara donde dormía, puedo darme por satisfecha de que no atentaron contra mi integridad física”.

Meses atrás, vecinos del fraccionamiento Terranova habían denunciado sistemáticos robos con el mismo método; la falta de vigilancia efectiva provocó que en una sola noche varios vecinos sufrieran en carne propia los estragos de los delincuentes, que rompieron los miriñaques de al menos cinco casas y usando palos terminados en ganchos, se llevaron bolsas de algunos domicilios, además de jalar llaves e ingresar en las viviendas para robar los objetos de valor, sin importarles que los propietarios se encontrasen durmiendo en esos momentos.

Los comentarios están cerrados.

Este portal de noticias usa cookies para mejorar tu experiencia. OK Seguir leyendo