Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Caminos del Mayab Por Martín G. Iglesias ||| Tacto político del gobernante

86

Ante la perspectiva de la ciudadanía, los políticos son todo amor cuando buscan el voto para llegar a un cargo de elección popular, se toman la foto con el niño o niña en brazos, otros sonríen con las personas de la tercera edad, unos más posan con discapacitados y hasta realizan “trabajo” de albañilería, pintura, carpintería, etc., para dejar en claro que son pueblo.

Pero al alcanzar su objetivo, aquella política o político cambia radicalmente, dejan de ser amables, atentas y simpáticos, porque ya tienen otros asuntos que atender, como que se olvidan que trabajan para el pueblo, que el dinero que les toca administrar no es de ellos sino del pueblo, que son los impuestos de los gobernados los que hace que puntualmente les llegue su quincena sin ningún problema.

Para ellos y ellas, la amabilidad está en desuso, les gana la impaciencia y la prisa. La Real Academia Española (RAE) define a una persona amable como alguien afable y afectuoso. También, por su origen latino, ‘amabilis’, es alguien digno de ser amado. Por ello, nuestros gobernados han de ser tratados con máxima amabilidad. Por desgracia, la convivencia, los problemas y la falta de autocontrol pueden hacer que los descuidemos.

Algunos el cargo los marea, no solo cambian su forma de vestir, de hablar, de los lugares que frecuentan, sino a veces hasta de amigos, desconocen a aquellos que les ayudaron a llegar al puesto que ahora tienen, pero como dice el dicho: a los ignorantes el poder los vuelve idiotas y a los inteligentes los marea.

Ojalá los nuevos presidentes municipales, los regidores y el gabinete de cada municipio no caigan en la tentación de no tener tacto político para tratar a la ciudadanía, al creer que se merecen la pleitesía de los gobernados, ya que hoy existe una evidente y nula tolerancia a la crítica, a las manifestaciones de inconformidad por los temas que atañen a la sociedad en general.

Existe en los gobiernos locales una falta de tacto que invade desde el secretario general del Ayuntamiento, hasta el más humilde funcionario, pues aquí se cumple la máxima que el jefe da el ejemplo; parece que la prepotencia es una enfermedad contagiosa, que corroe a la administración pública, pareciera que nunca han trabajado en dependencias que tengan que ver con la atención al cliente, en este caso a los ciudadanos.

Aunque ya hay algunos presidentes electos que ya se conducen con faltas de respeto, levantan la voz, son intolerantes y llegan con sed de venganza contra aquellos que consideran no pertenecen a su partido; estas son algunas de las características que saltaron a la luz en la última reunión donde se les vio a casi todos los alcaldes y alcaldesas que tomarán protesta el 30 de septiembre próximo.

Más vale que los que aspiren a seguir en la política, en el puesto que ocuparán se conduzcan con decencia, delicadeza, atención con sus conciudadanos, porque esto les permitirá contar con el favor del pueblo; hacer lo contrario es ganarse el desprecio de los votantes.

SASCAB

Eduardo Martínez Arcila resultó ser un simulador de la transparencia, en contubernio con el diputado Emiliano Ramos Hernández. El Congreso aún no puede justificar cerca de 100 millones de pesos que supuestamente dio en ayuda para la ciudadanía; lo anterior es un reportaje que realizó la Asociación civil, “Somos Tus Ojos”.

Los comentarios están cerrados.

Este portal de noticias usa cookies para mejorar tu experiencia. OK Seguir leyendo