Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Caminos del Mayab Por Martín G. Iglesias ||| Militarización de Quintana Roo

27

Ayer martes fue inaugurada la Base de la Policía Militar en Isla Mujeres, lo cual más que beneplácito debe generar preocupación. El manejo político que se le da a nivel estatal, dista mucho de la realidad ante una clara militarización de la seguridad pública, que deja por los suelos a la Policía Estatal y Municipales, incluso a la Policía Federal instalada en Quintana Roo.

Desde el principio de la administración del gobernador Carlos Joaquín González (2016), se ha dado difusión a este proyecto, que bien hay que aclarar es federal y no estatal. Aunque se intente pasar por un trabajo de coordinación, es una determinación del centro del país que no tiene otro objetivo, en teoría, que combatir la delincuencia organizada en entidades que no han tenido resultados positivos.

Pero el problema en los cuerpos policiacos de la entidad no es en la capacidad de reacción y acción, sino la corrupción que impera desde los altos mandos, hasta el policía que vigila comercios o bancos, pues ahí es donde se dan los delitos más increíbles.

Preocupante debe ser en el caso del estado esta militarización, principalmente por su vocación turística. Traer  tres mil 200 efectivos del Ejército para patrullar las calles de Cancún o de los municipios del norte, no se verán nada atractivos para los más de 15 millones de visitantes que arriban a la entidad todos los años. Ningún turista en su sano juicio pensará que en Quintana Roo las cosas marchan bien en materia de seguridad pública observando a militares.

Si por el contrario la intención de traer a más de tres mil militares es para labores de inteligencia y resguardados en una base, o bien crear otro Xtomoc (es uno de los cinco subcentros de adiestramiento militar que tiene la Sedena. Está ubicado en el sur de Quintana Roo y fue creado en 1999), sería un desperdicio de recursos humanos y económicos en materia de seguridad para la entidad.

Las bases de la Policía Militar fueron pensadas para espacios donde la delincuencia ha alcanzado niveles preocupantes, por ello es que después de las tres primeras en la Ciudad de México comenzó la instalación en estados del norte del país como Coahuila, Nuevo León y Guanajuato.

El Gobierno del Carlos Joaquín, tiene que aprender a llamar las cosas por su nombre, por muy duras que parezcan. Lo primero para resolver un problema como el de la inseguridad es aceptar que existe. Descartar una militarización cuando el número de militares en la entidad ya rebasó la cifra de aproximadamente cinco mil Policías Estatales y Municipales, pues con la llegada de los tres mil 200 efectivos castrenses el recurso humano militar ya superó los seis mil, deja dudas al respecto.

Peor aún pensar que, en Quintana Roo, con el arribo de policías militares el problema de las ejecuciones, narcotráfico y delincuencia organizada acabará es vivir en el error. No ha pasado en ninguno de los estados en donde ya fueron instaladas bases militares. Aunque es muy prematuro el diagnóstico, el tiempo da la razón.

Pese a ser inaugurada la base militar con bombos y platillos, a los quintanarroenses aún no les queda claro cuál será la función de la Policía Militar y mucho menos, el presunto beneficio que traerá. Más de un empresario del ramo turístico debe estar preocupado por la imagen negativa que esta situación podría provocar.

SASCAB

Listas Comisiones en la LXIV Legislatura en la H. Cámara de Diputados donde participan los legisladores quintanarroense. El único que tendrá una presidencia es Luis Alegre Salazar, en la Comisión de Turismo; los otros siete diputados, Adriana Teissier Zavala (PES), Patricia Palma Olvera (Morena), Mildred Ávila Vera (Morena), Jesús de los Ángeles Pool Moo (Morena), Ana Patricia Peralta de la Peña (Morena), Francisco Elizondo Garrido (Morena) y Jorge Emilio González Martínez (PVEM), solo son integrantes de Comisiones.

Comentarios

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Privacy & Cookies Policy