Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Caminos del Mayab Por Martín G. Iglesias “Los retazos del PRI”

42

Lo que fuera hasta hace unos años el partido político más importante del país, el Partido Revolucionario Institucional (PRI), hoy se encuentra en plena ruina, al menos aquí en Quintana Roo, pues los liderazgos que han pasado por la dirigencia estatal solo llegaron para aprovecharse de las jugosas prerrogativas y de las canonjías del poder.

El único culpable de esa debacle hasta ahora es el inútil diputado local Raymundo King de la Rosa, que al quedarse sin la protección de su padrote, se dedica a asomarse a las esquinas en busca del mejor amante, ahora no importa el color, le interesa no salir salpicado de toda la cloaca que dejaron los gobierno priístas.

En ese contexto, el candidato a la dirigencia nacional del PRI estuvo ayer en Chetumal, ahí fue arropado por unos cuantos militantes, pues los que promueven en Quintana Roo la planilla de Alejandro “Alito” Moreno Cárdenas, no gozan de buena reputación entre los afiliados a ese instituto, hablamos de la diputada local Elda Candelaria Ayuso Achach y al también diputado, José Luis González Mendoza; qué decir del expresidente de Benito Juárez, Paul Michell Carrillo de Cáceres y Paoly Perera Maldonado.

El mismo candidato al CEN priísta, Alejandro Moreno Cárdenas reconoció que el PRI hoy vive el momento más difícil en su historia, y ello “nos convoca para que cerremos filas, para que trabajemos juntos”, porque el PRI tiene que estar al lado de las causas de la gente y tiene que estar al lado de los ciudadanos que más lo necesitan”.

Quizá “Alito” piensa en el PRI campechano, de donde es gobernador con licencia, porque el PRI-Quintana Roo está hecho tiritas, son puros despojos, no solo desde el punto de vista económico, sino también por la falta de liderazgos serios, comprometidos con las causas de la gente y con el conocimiento de lo que realmente es la Revolución.

Los gobiernos priístas (federal, estatal y municipal) abandonaron la causa de la gente, se dedicaron al saqueo del erario en su respectiva dimensión, se volvieron déspotas, arrogantes, insensibles y poco transparentes. Por eso los votantes abandonaron al PRI, le dieron la espalda pues no querían que el grupo de los exgobernadores de Quintana Roo volviera por sus fueros, pues si hubiese ganado ese partido, estaríamos en el limbo en materia financiera, quizá controlada ilusoriamente la seguridad, pero en condiciones muy críticas.

Aun en medio de los retazos, Alito Moreno asegura que si gana el 11 de agosto próximo van a tener un partido crítico, que compita, que levante la voz ante los malos resultados y, sobre todo, ante la incapacidad del actual gobierno federal de darle respuesta a la gente.

Pero se le olvida al candidato que Quintana Roo representa solo el 1.3% de la militancia total del país con la que cuenta el PRI, más de 6 millones 700 mil priístas.

Así, “la nueva sangre” del PRI se reparte los despojos, donde los seccionales se pregunta qué pasará con el otrora partido, pues ya no les llegan sus despensas, sus láminas, su sobre amarillo; ya no hay dependencias a las que acudían con gestoría para sus comunidades; ya no existe la caja chica del gobierno estatal y de los municipales para que, aparte de las perrogativas que le otorga la autoridad electoral, el gobierno en turno estaba obligado a darles ministraciones mensuales para el pago de nómina, renta y operatividad.

Comentarios

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More