Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Caminos del Mayab Por Martín G. Iglesias lll Consejo de Maquiavelo para Secretarios de Estado

29

El capítulo 22 de el libro “El Príncipe” de Nicolás Maquiavelo, no ha pasado de moda en nuestro tiempo, pero los Secretarios de Estado en Quintana Roo debería cuando menos darle una repasada y analizar lo que se dice en esas líneas, escritas hace siglos, pero de aplicación actual.

Pero el consejo va más para el Príncipe, el que llegó por medio del voto popular (herencia democrática) y el directamente responsable de elegir con quiénes quiere trabajar en la administración pública.

Maquiavelo le dice al gobernante: La elección de ministros es una de las cosas más importantes y que da mejor a conocer la sabiduría de los que gobiernan, porque no es de príncipes ordinarios emplear bien su confianza. En esto se echa de ver al momento su talento, pues el que tuviere para otros negocios no se descubre sino al paso que se ofrece la ocasión, y esta no se presenta con frecuencia. La reputación de un príncipe pende muchas veces del mérito de las personas que le rodean.

También pone el punto sobre las íes, pues describe con exactitud el tipo de funcionario que tiene el gobierno del estado. Hay tres especies de talentos: unos que saben descubrir cuanto les importa saber; otros que disciernen con facilidad el bien que se les propone; y en fin los hay que no entienden por sí, ni por medio de otro. Los primeros son sobresalientes, los segundos buenos, y los terceros absolutamente inútiles. El gobernante que sabe distinguir lo que es útil de lo que es perjudicial, puede, sin ser hombre de grande ingenio, formar juicio de la conducta de sus Secretarios, y aprobarla o tacharla con discernimiento, de manera que, estando estos persuadidos de que no pueden engañarle, le servirán con celo y fidelidad.

Lo más importante Maquiavelo lo deja para el final, nos dice la manera en la que se deben de conocer cómo son los Secretarios de Estado. Pero ¿qué medios hay de conocer los ministros? He aquí uno infalible, que consiste en observar si se ocupan más en sus intereses propios que en los del Estado. Un ministro debe dedicarse enteramente a los negocios públicos, y no entretener jamás al príncipe con sus asuntos particulares. A este le toca cuidar de los intereses del ministro que, por decirlo así, se olvida de sí mismo, y colmarle de honras y bienes: de este modo le quitará el pensamiento de buscar más riquezas y otras dignidades. Sobre todo, debe reducirle a términos de temer y alejar cualquier mudanza perjudicial o funesta al soberano, su amo; único arbitrio para establecer entre el príncipe y los ministros una confianza útil, y al mismo tiempo noble y honrosa.

Lógicamente, del actuar de los Secretarios será el éxito o el fracaso de la administración del Príncipe (gobernante). Juzgue usted distinguido lector ¿cuál es la situación que se vive en Quintana Roo? Al tiempo…

SASCAB

De los más de 300 asentamientos irregulares que existen en Quintana Roo, más de 100 están en Benito Juárez (Cancún); de ahí que la Presidente Municipal, Mara Lezama exhortó a la ciudadanía a evitar la compra de estos terrenos, y también pidió a los interesados que se informen con las autoridades municipales cuáles proyectos inmobiliarios han sido autorizados y cuáles no. Los terrenos irregulares carecen de servicios pues forman parte del núcleo ejidal, en ellos se construye en forma riesgosa sin anuencia legal, provocando contaminación e incertidumbre en el pago de contribuciones.

Si bien es cierto que existe necesidad por un espacio para vivir, también el comprador debe adquirir bienes que estén legamente registrados.

Comentarios

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More