Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Caminos del Mayab Por Martín G. Iglesias La rebelión de la Naturaleza

34

Quintana Roo no solo sufre el arribo del sargazo de manera masiva desde el 2015, sino que ahora se paga la consecuencia de la constante contaminación por aguas negras vertidas al mar, con la plaga “blanca” que ataca a la barrera arrecifal Mesoamericana, frente a las costas del Mar Caribe.

Desde el 2015, Greenpace advirtió sobre el aumento de la arribazón de sargazo a las costas quintanarroense, donde se dijo que algunas de las causas que originan su propagación es el cambio climático, pues se aumenta la temperatura del mar, lo que favorece su reproducción, además de las modificaciones en las corrientes marinas, por el derretimiento de los polos glaciares. Pero no solo eso, sino también todos los nutrientes para esta alga que son vertidos en las aguas negras, que tanto las autoridades como los empresarios hoteleros, no tratan de manera adecuada y pues el estiércol es un fertilizante natural para el sargazo; luego entonces su reproducción se vuelve diez veces exponencial.

Los expertos concluyen que no solo las aguas residuales influyen en su proliferación, sino también las descargas de aguas residuales, el uso de agroquímicos y las descargas de nitrógeno que se hacen de manera clandestinas al mar.

Más allá de la asignación de recursos para detener la arribazón del sargazo a las playas de Quintana Roo, que dicho sea de paso en el 2018 se invirtieron más de 250 millones de pesos y este año se requieren 800 millones de pesos más, la llegada de esta alga, en caso de no frenarse, se puede convertir en un desastre ecológico de manera descomunal, lo que podría desencadenar una crisis sanitaria regional. El primer problema es que la macroalga acaba con el oxígeno del agua y mata a otras especies del ecosistema; el segundo, es porque al descomponerse en la playa genera ácido sulfúrico y arsénico, lo que pone en riesgo a especies marinas y mantos freáticos de agua dulce.

Ahora, otro de los fenómenos naturales es la enfermedad de los arrecifes, que fue advertida desde el año pasado por la directora del Parque Marino Arrecifes de Cozumel, Brenda Hernández Hernández quien desde entonces  dijo que “se pudo observar en el arrecife del otro lado de la isla, en Hanán, la presencia de una enfermedad que ataca toda la región del Sistema Arrecifal Mesoamericano, en la parte de México, y que viene, al parecer, del sur de Estados Unidos, de Florida; y es una enfermedad donde se le retira el tejido de coral y se muere”.

Hoy el “Síndrome Blanco” avanza con velocidad que está afectando los corales de los arrecifes en el Caribe Mexicano; alrededor del 30% de los arrecifes se están viendo afectados por esta enfermedad que está matando a los corales. Esta enfermedad afecta a 20 de las 65 especies de corales que habitan en el arrecife, siendo “Paraíso” el más afectado hasta el momento, aunque se continua con el monitoreo en todo el Parque Nacional Arrecifes de Cozumel (PNAC) y de la barrera arrecifal en general.

Ya es urgente hacer algo, las señales están ahí, hoy hay dos problemas graves, considero que un tercero ya no lo aguantamos y las bellezas naturales se acabarán, todo por la corrupción en la aplicación de las leyes.

SASCAB

El gobierno federal proyecta la construcción de centros poblacionales alrededor de las 15 estaciones en igual número de ciudades que tendrá el Tren Maya. Según se informó será para el desarrollo regional en materia inmobiliaria, turístico, se servicios, industrial y de producción; hago votos para que no terminen en centros de miseria, donde solo se vendan antojitos y suvenir.

Según el titular del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), Rogelio Jiménez Pons los alrededores de la estación serán calles peatonales, para que no circulen vehículos automotores; así el valor inmobiliario (plusvalía) suba principalmente por la proximidad de la estación.

Comentarios

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More