Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Caminos del Mayab Por Martín G. Iglesias La debacle del Parque Nacional Tulum

25

El pasado 11 de enero, un grupo de abogados particulares de propietarios instalados dentro del Parque Nacional Tulum (PNT) denunciaron a la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Cnanp) por transgredir algunas resoluciones finales de jueces que le dieron la razón a los dueños legítimos, sin que su director, Fernando A. Orozco Ojeda tenga el interés de conciliar y resolver los problemas que ahí se suscitan.

Pero eso no es todo, Ojeda Orozco ha privatizado y ahorcado los centros de hospedajes y restaurantes ubicados dentro de esa zona, pese los juicios ganados por los dueños de terrenos dentro del parque; peor aún, a partir del 31 de este mes, el señor que se cree dueño del Parque prohibirá la entrada de pipas de desazolve, contraviniendo el principio de conservación.

El PNT no cuenta con un Plan de Ordenamiento Ecológico y Territorial, todo orden que pretenda imponer la Conanp dentro de dicha área queda sin efecto; se deben de basar en el cuidado del entorno y no en la disposición de acciones contra los propietarios. Así que el pretexto de llevar a cabo acciones regulatorias impide el desarrollo de los inmuebles, por lo que los empresarios buscarán que la justicia nulifique las acciones emprendidas por el funcionario mediante un juicio de amparo.

Por estas acciones, empresarios hoteleros exigen la destitución del director del Parque Nacional Tulum, Fernando Orozco Ojeda, a quien acusan de déspota y autoritario. No se extrañen si los afectados no dialogarán con la Conanp hasta que el funcionario deje su cargo. Incluso, no se descarta una denuncia penal.

Sus medidas de control rebasaron cualquier tipo de imaginación; por ejemplo: para ingresar pan le tienes que pasar el número de placa, la hora que va a entrar, la hora que va a salir y lo que va a hacer; cuando alguien toma ese tipo de medidas, cae en el autoritarismo.

Piden la intervención de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), para que tome cartas en el asunto, porque no hay nada en ley que respalde lo de establecer altura de una pluma que ya se colocó, qué vehículo pasa y qué no, porque no hay un programa de manejo y a la larga eso se vuelve una incertidumbre, lo que hace a una persona déspota.

SASCAB

Si los microempresarios (los changarros) pudiesen ser sujetos de crédito en las instituciones de financiamiento legalmente establecidas, pues no existiría la proliferación clandestina de las microfinancieras como la extranjera “gota a gota”.

Este sistema de préstamo crece muy rápido en una jungla financiera donde el más fuerte se traga al más débil; pero lo lamentable es que lo hace frente a las autoridades, quizá con la complacencia o apadrinado por algún “alto funcionario”. El recurso que ofertan van desde los 5 mil hasta los 100 mil pesos, todo depende del tamaño del negocio o las propiedades que tenga el futuro cliente.

Los requisitos son mínimos, pues estos extranjeros solo piden copia de la credencial de elector, comprobante de domicilio y el tipo de negocio a que se dedica su futura víctima. La rapidez con la que se otorgan estos créditos es la tentación para cualquier microcomerciante que está ahorcado, pues la situación económica no se estabiliza; además le ofrecen “módicas tasas de interés” que se tienen que liquidar de manera semanal.

Pero realmente este préstamo de “gota a gota” es una trampa que puede ser hasta mortal, pues si el empresario no paga a tiempo, primero viene la amenaza; si prospera, viene la extorsión; pero si fracasa por cualquier circunstancia, pues tiene que pagar con sus bienes, si no lo hace, le incendia el negocio, un vehículo o cualquier propiedad.

Comentarios

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More