Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Cadena perpetua a quienes tengan relaciones homosexuales en Uganda

21

El Parlamento de Uganda ha aprobado una ley que endurece las penas de prisión por prácticas de homosexualidad e incluye la cadena perpetua para los que “reincidan”. El texto, que todavía tiene que ser refrendado por el presidente del país, Yoweri Museveni, es unareformulación de la propuesta presentada en 2010 y que contemplaba la pena de muerte para este tipo de delitos, aunque, tras intensas discusiones, los legisladores ugandeses han optado finalmente por el encarcelamiento de por vida.

“Ya soy oficialmente ilegal”, ha declarado a AFP el activista proderechos de los homosexuales Frank Mugisha. Entre otros aspectos, la nueva ley criminaliza la promoción pública de la homosexualidad e incluso prohíbe que los grupos de defensa de los derechos humanos discutan sobre el tema, una cláusula que, además de imposible de implementar, refleja la homofobia exacerbada que rezuma el texto.

Una vieja persecución

A pesar de que la homosexualidad ya era ilegal en Uganda en virtud de una ley de la era colonial que criminalizaba todos los actos sexuales “en contra del orden de la naturaleza”, los diputados han justificado la necesidad de aprobar una nueva ley porque los homosexuales de los países occidentales amenazaban con destruir las familias ugandesas y supuestamente estaban “reclutando” a niños ugandeses para que llevaran un estilo de vida homosexual.

El diputado responsable de liderar la tramitación de la ley, David Bahati, ha afirmado que el texto representa “una victoria para Uganda” y se ha mostrado encantado de que sus colegas hayan votado “en contra del mal”. En declaraciones a AFP, Bahati ha asegurado que “como somos una nación temerosa de Dios, valoramos la vida de una forma holística y, en consecuencia, los miembros del Parlamento han aprobado la ley sin importar lo que el resto del mundo piense de ella”.

La sensación de triunfo en el hemiciclo ha sido tan grande que los propios diputados han aprobado una moción para dar las gracias a la portavoz del Parlamento, Rebecca Kadaga, por el “regalo” de Navidad anticipado que les había ofrecido. De hecho, hace justo ahora un año Kadaga ya había propuesto aprobar la ley como regalo navideño para todos los ugandeses y al final se ha salido con la suya, a pesar de que parecía que las críticas de la comunidad internacional habían surtido efecto y habían logrado que la ley se quedara una vez más en el cajón.

Sin embargo, las críticas sólo han sido mayoritarias fuera de Uganda, pues la ley ha recibido un apoyo abrumador entre los ugandeses, que consideran que su país tiene el derecho y el deber de aprobar leyes que protejan a sus hijos. Aun así, los grupos defensores de los derechos de los homosexuales habían logrado avances significativos en la lucha contra la homofobia; una batalla que alcanzó su punto culminante el año pasado con la celebración del primer desfile del orgullo gay y con la participación en las marchas de apoyo a los derechos humanos que habían tenido lugar en el país.

La aprobación de la ley aumentará la tensión entre estos grupos y los líderes religiosos ugandeses, que habían pedido con insistencia el endurecimiento de las penas contra los homosexuales. Los pastores evangelistas más influyentes de Uganda, algunos de los cuales cuentan con ayuda financiera procedente de congregaciones de Estados Unidos, han liderado las presiones para erradicar la homosexualidad y han llevado a cabo duras campañas homófobas.

Los comentarios están cerrados.

Este portal de noticias usa cookies para mejorar tu experiencia. OK Seguir leyendo