Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Buena periodista, mala administradora. Sanjuana debe volver a lo suyo; Notimex necesita otra gestión

No siempre el periodista premiado es el mejor para dirigir un medio o una agencia, como no siempre el ingeniero innovador es el adecuado para administrar una empresa

25

La periodista

El presidente López Obrador nombró a Sanjuana Martínez directora de la agencia de noticias de México, Notimex. Su carrera en diversos medios, sus investigaciones y los diversos premios y reconocimientos que ha obtenido son, sin duda, prueba de la valía de la periodista regiomontana. Eso no se discute.

El problema es que eso no la hace buena administradora ni gestora de personal y de una responsabilidad que debe desempeñarse con absoluta objetividad.

Una persona que, por muy creativa que sea —bienintencionada o no, eso dejémoslo de lado—, carece de toda experiencia administrativa y de gestión, no debe estar al frente de una institución pública dedicada a la generación y difusión de información.

La agencia

No importando que fuese una agencia del Estado mexicano, los medios de comunicación han tenido a Notimex como una fuente confiable en materia informativa; una de las agencias más sólidas y con mayor renombre internacional respecto a la seriedad de las notas que comparte.

Aparentemente, como muchas otras áreas de los gobiernos federal y locales, la corrupción también ha permeado esta empresa. Así, la actual directora acusó que cuando ella asumió el cargo se encontró con puestos innecesarios ocupados por aviadores. También, que el sindicato de Notimex cargaba al erario público los viajes personales de sus miembros y de sus familias, entre otras anomalías. Ciertamente ello deberá comprobarse y castigarse.

Los despidos y los reemplazos

Lo anterior, sin embargo, no justifica ni le otorga derecho a la directora —y a su director de recursos humanos, para el caso— a despedir y liquidar a ciertos trabajadores de Notimex al margen de la ley; o bien, forzarlos a irse fuera de las instalaciones mediando la policía.

Tampoco debería permitirse que, después de despedir a diversos trabajadores —esperemos que todo conforme a derecho—, varios de los cuales sea dicho no se incorporaron durante la pasada administración, sino que eran profesionales en puestos determinados, entren en su lugar personas que no cubren el perfil requerido para los distintos puestos.

O peor aún que, por razones de austeridad republicana, se cancelen a todos los corresponsales que se tenía en el extranjero y se contrate a un nuevo colaborador para fungir como director de noticias internacionales, pero que este se ocupe a su vez de otras labores en otras dependencias.

¿No es todo eso corrupción o al menos un enorme desorden?

El plagio verificado

Cuando Sanjuana anunció que Notimex tendría la sección de Verificado para “aclarar noticias dudosas”, la agencia del Estado incurrió en plagio. Ese nombre es creación de un grupo de periodistas, entre ellas, Liliana Elosegui (2017), quien lo prestó para la iniciativa de saber qué verdades, mentiras o medias verdades decían los entonces candidatos en el proceso electoral de 2018 (Verificado 2018).

Los creadores de Verificado Notimex olvidaron verificar si se trataba de una marca registrada y a quién pertenecía la misma. No en balde, Elosegui dijo: “es una acción dolosa, porque su directora (Sanjuana) sabe quiénes somos y qué hacemos, así que el que use Verificado es una Sanjuanada”.

Las falsas acusaciones y las calumnias

Otro error cometido por la comunicadora es que no siempre comparte noticias verificadas en sus redes o, lo que es peor, dispara acusaciones falsas en contra de ex trabajadores de Notimex o colegas de profesión. Lo anterior, lo ha documentado la publicación Etcétera y se puede leer en sus redes.

Compartir una “investigación” que no aporta nada nuevo, sólo para señalar a algunos periodistas que son críticos al gobierno (como, de hecho, lo fueron en otros sexenios) es, además de grave, irresponsable. Francamente, que Twitter esté plagado de bots no es novedad y no es exclusivo de las cuentas de personalidades contrarias a la 4T.

Una encargada de la agencia de noticias del Estado mexicano no debe denostar, calumniar, acusar, acosar, perseguir o criticar, aunque sea a título personal, a ninguna persona.

Lo que señale Sanjuana en sus redes sociales nunca está separado de su investidura como directora de Notimex; sus apreciaciones en automático toman un cariz diferente por el puesto que detenta. Señalar desde su puesto a quienes no le simpatizan o no simpatizan con la 4T no puede tolerarse. Eso independientemente de los errores en los que haya incurrido la dependencia y que tanto se le critican.

Las pifias y los errores

A todo lo anterior se suma que, a partir de que Sanjuana es la directora de Notimex, la agencia ha cometido algunas pifias y errores menores pero han logrado que miles de personas hagan de Notimex el hazmerreír nacional vía redes sociales. ¡Verificado y vergonzoso! Tan fácil como contratar a un profesional traductor de carne y hueso… Por lo visto esa posición tampoco se salvó de los recortes.

Inolvidable el “Think Tanks” (centro de estudios y de pensamiento) convertido en “Piensa Gracias” (4 junio 2019), o el decir que las ballenas son crustáceos en lugar de cetáceos (6 julio 2019). Por cierto, ese último tuit muestra claramente que Notimex echa mano ahora de un traductor automático, pues sus notas también contienen problemas en la conjugación de los verbos.

La burla virtual llegó al paroxismo cuando Notimex ubicó al Cerro de la Silla en la Ciudad de México. Suponemos alguien quiso congraciarse con la regiomontana, pero qué raspada le pasó a dar a la agencia.

Ella dijo que se trató de fake news, pero no lo demostró. Más honesto habría sido admitir los errores, y punto.

Los supuestos y los fundamentos

Sanjuana Martínez tiene en la portada de su cuenta en Twitter la foto de los reporteros que tiraron a un presidente por sus mentiras y escuchas. (Nixon, con el escándalo de Watergate). Bob Woodward, Carl Bernstein y la dueña del Washington Post, Katherine Graham, sí tenían claro que las investigaciones periodísticas debían ser siempre serias; sin fisuras y ningún tipo de supuestos como fundamento.

Es momento de que Notimex regrese a la buena investigación, al periodismo objetivo y de hechos. Al periodismo crítico del gobierno (no importando que grupo esté a la cabeza) y no a la calumnia, la difamación o el ataque basado en vendettas personales.

AMLO cometió el error de designar a Sanjuana Martínez directora de una institución pública destinada a la generación y difusión informativa seria, como venía siéndolo Notimex. Espero rectifique y le pida su renuncia.

Ganaríamos por partida doble: el regreso a su oficio de una buena periodista polémica y apasionada y una dirección adecuada de la agencia de noticias oficial.

Comentarios

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More