Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Así nos Vemos, El joven Maravilla ||| Edgar Pérez

41
En las últimas semanas el Congreso del Estado, entró en una nueva dinámica laboral que movió los anquilosados cimientos y la pesadez de su ejercicio.
La maravilla Verde, Gustavo Miranda le está imprimiendo un sello que rompe los estereotipos anclados en ese Palacio Legislativo. Bien por ese ímpetu, ánimo y valor para enfrentar de cara las cosas.
Cierto es que por lo llenó de su agenda y la rapidez con que la despacha, está cometiendo yerros que las voces de antaño le exhiben y le piden moderación y prudencia.
Está metido en actividades que le permiten su lucimiento personal, lo mismo recoge basura en las calles de Cancún, da su conferencia de prensa y dicta agenda legislativa los lunes, acude a Nicolás Bravo a hablar sobre la creación de un nuevo municipio, es más hasta se dio tiempo de visitar el popular bar “Mar Caribe”, parece vivir sus días de ensueño, se niega a despertar.
Solo que la realidad política conlleva mucho del uso de la mentira y la creación de ilusiones ficticias, cuidado con esas cosas y actitudes.
El diputado está bailando y desnudando lo sórdido que existe tras las paredes del Congreso: hay intereses creados que son difíciles de erradicar. Generalmente este poder era solo un maquillaje del Ejecutivo y se prestó en innumerables ocasiones a rendirle pleitesía.
Recordemos que toda” aprobación merecía una justa compensación”, caso Aguakan.
El Congreso en este ejercicio del 2020, cuenta con un Presupuesto de 690 millones de pesos, equivalente al total a ejercer de más de dos municipios. Son sólo 25 diputados con una plantilla de 46 asesores que cobran poco más de 720 mil pesos mensuales, o sea, cerca de 9 millones anuales.
Las fracciones parlamentarias con las nóminas más abultadas son el PAN con 161 mil pesos mensuales para cubrir la nómina de 10 personas y solamente tiene 4 diputados. Lo increíble el PRI con un solo integrante -merced- a la deserción de la diputada Judith Rodríguez, desaparece como fracción y se convierte en representación, recibe 143 mil pesos para pagarle a 9 colaboradores .
Léalo bien, así esta la sangría del presupuesto. Hay una mala distribución y por eso los enormes dispendios que exigen se clarifiquen y transparenten los gastos del poder legislativo.
El diputado Miranda dio a conocer que descubrieron a 50 aviadores pertenecientes a la Real Fuerza Aérea Quintanarroense, la mayoría herencia de Legislaturas pasadas, que seguían cobrando y disfrutando de las prebendas y canonjías. Algunos ya soltaron la amenaza que se ampararan y dicen que es una injusticia porque les faltaba poco para jubilarse; hágame usted el finado favor…
Dice la organización Observatorio de Quintana Roo, que un diputado local tiene un sueldo mensual entre 80 y 90 mil pesos, depende del “cariño” del líder, más lo complementario con lo pueden llegar a los 170 mil peso mensuales.
El Congreso del Estado es de los más caros e improductivos del país. En este primer año de ejercicio más de 90 iniciativas están en la congeladora, en estudio o sin sentido para que procedan. Daré un ejemplo “solamente”, cuatro meses estuvo la propuesta del legislador Erales para que se verifique el asunto de la Oficialía Mayor, donde fueron completamente ignorados por el ejecutivo.
Así se las gastan nuestros “honorables” diputados, con esa rapidez trabajan y legislan. Tienen una pasmosa lentitud que ofende y agrede a las buenas conciencias.
Varios de ellos, sienten que ya cumplieron y tienen su mirada puesta en los cargos que estarán en disputa, deberían legislar la obligatoriedad de “que todos los que ostenten algún cargo público de elección estarán impedidos de participar en las elecciones siguientes, hasta que concluya su mandato”.
Eso nos evitará Chapulineos, trabajos a medias, malas cuentas y acaparamiento por las mismas personas. Hay que decirles que este Estado ya quiere resultados y no solo obras de teatro. Se premiará al que cumpla y responda y se reprobará la marrullería, el compadrazgo, el amiguismo, la complicidad y el abuso en exceso.
Bien por Gustavo pero mucho cuidado con el “culto a la vanidad”, que no te gane; que el ser miembro del club “chicos todo palacio”, no te limite y disfruta tu ejercicio con responsabilidad y con el ánimo e interés de corregir las deficiencias. Cierto es que tu vecino de bancada Martínez Arcila tenía en el Congreso su coto de poder, no permitas que te hable mucho al oído.
Dice un refrán popular la posibilidad de hacer el bien se encuentra una vez a la semana y la posibilidad de hacer el mal se encuentra cien veces al día.
Pastorea a los legisladores, revisa su actuar y eficientiza la productividad . Llevan más de un año y su quehacer ha dejado mucho que desear. Están en deuda con este estado, sácalos del marasmo y recuérdales que su “beca” no es perpetua.
Dignifiquen al Legislativo que para eso algunos fueron electos y otros premiados por la generosidad de la Ley,
Seguiré caminando y tarareando al lujo de México Marco Antonio Muñiz, “de lo que te has perdido la noche de anoche por no andar conmigo, yo con tanto fuego y tu pasando frío……

Los comentarios están cerrados.

Este portal de noticias usa cookies para mejorar tu experiencia. OK Seguir leyendo