Presunto ladrón abatido es llorado por cinco mujeres

La escena era de no creer. En la avenida El Lago yacía tendido Juan Fernando López Pérez: estaba muerto. Acababa de ser abatido por un policía junto a Eduardo Luis Monsalve Hernández cuando, presuntamente, atracaban a un vigilante en el Pie de La Popa, hecho en el que resultó herido otro presunto atracador: Jhoimer Benito Jacaramajoy Pérez.
“Tú me dijiste que ibas a cambiar. Me lo dijiste el día de mi cumpleaños”, gritaba la compañera sentimental de Juan, junto al cadáver. El panorama se tornó aún más dramático cuando llegó otra mujer llorando la muerte de su marido, ¡llorando a Juan! A este lo apodaban ‘la Cachaca’.
Pero el difunto era un “Don Juan”. Ante la mirada atónita de muchos, otras tres mujeres llegaron llorándolo con el pasar de los minutos. “Mi Juan, mi Juan”, gritaba una de ellas. Luego, estas entraron en discusiones y se pelearon, mientras trataban de acariciar al difunto, pero la suerte de este estaba echada.
Las indagaciones de la Policía Metropolitana dejan ver que el hecho ocurrió cuando cuatro sujetos a bordo de dos motos llegaron a una construcción en la carrera 19 con calle 30 del Pie de La Popa. Se sabe que el vigilante los vio y sospechó, pero se descuidó mientras esperaba la llegada de un camión con cemento. En ese momento los parrilleros de las motos bajaron y lo sorprendieron para hurtarle su arma de dotación. Se dice que sería Eduardo Monsalve, de 29 años y a quien llamaban ‘Gordo Bandido’, quien lo agarró para quitársela, pero hubo un forcejeo y se fueron al piso. Al vigilante le quitaron el arma, pero los dos sujetos no contaban con que un policía que iba en su moto hacia su casa, quien acababa de salir de turno, observaba lo que pasaba y salió a enfrentar a los atracadores.
Los sujetos, al ver al uniformado, le habrían disparado y este respondió con su arma. En el cruce, Juan Fernando recibió un balazo en el tórax y murió en el acto. Eduardo recibió un balazo en la espalda y otro en una pierna y, pese a correr, se desplomó metros más adelante.
Los dos conductores de las motos, uno de los cuales sería Jhoimer Benito, de 29 años y a quien llaman ‘el Indio Jaca’, huyeron. Sin embargo, Jhoimer recibió un balazo en la cadera. Juan Fernando duró varios minutos tendido en el pavimento, pero luego fue llevado a la Clínica Cartagena del Mar, donde murió.
Las indagaciones de la Policía dejan ver que Jhoimer huyó, pero luego llegó por sus medios a la Clínica Gestión Salud, donde se recupera. Está custodiado por uniformados. Aunque las autoridades lo negaron, otra versión deja ver que los presuntos atracadores pretendían atracar a un ingeniero de la obra frente a la que ocurrió el hecho, que había llegado con un dinero para pagarle a los obreros.