Decir que tenemos “buena relación” con el narco fue un malentendido: director de minera

La semana pasada, el director de la minera canadiense McEwen Mining, Rob McEwen, dijo que su compañía“generalmente” tenía una buena relacióncon los cárteles del narcotráfico en Sinaloa. Hoy, McEwen aseguró que sus palabras fueron un “malentendido” que crearon “la falsa impresión de que tenemos un contacto regular con los criminales”.

“Esto simplemente no es verdad”, explicó en un comunicado de prensa enviado a los inversionistas de la compañía.

McEwen es el director de la empresa propietaria de la mina El Gallo 1, la cual fue saqueada la semana pasada. Según la minera, los criminales se llevaron 8.5 millones de dólares en oro de una refinería en una mina de Sinaloa.

Un par de días después del robo, el director de la minera dijo que nunca habían tenido problemas con la delincuencia, que tenían “buena relación con ellos” y que incluso los grupos del narcotráfico dicen cuándo pueden explorar en ciertas áreas.

Si queremos ir a explorar a algún lugar les preguntamos y te dicen ‘no’, pero luego dicen ‘regresen en un par de semanas cuando terminemos lo que estamos haciendo”, declaró al canal canadiense BNN.

No obstante, McEwen corrigió sus palabras este lunes y dijo que con quien sí tienen relación es con las comunidades cercanas a la mina: “Nuestra política es establecer contacto con todos los propietarios o miembros de la comunidad afectados en una zona para solicitar su permiso”.

Hasta el momento, las autoridades de Sinaloa dicen que el robo podría estar relacionado con empleados o extrabajadores de la mina.

El subprocurador general de Sinaloa, Martín Robles Armenta, dijo a periodistas que una de las cosas que les hace sospechar de participación de empleados es que la puerta de la bóveda donde estaba el material “había quedado abierta desde un día antes”. Además, dijo que no hubo ningún reporte a la policía inmediatamente después del robo, estimado en la madrugada del martes, sino recién durante la mañana.

Añadió que los delincuentes sometieron inicialmente a dos empleados que tenían llaves de las distintas zonas y luego retuvieron a otros conforme avanzaban por las instalaciones. El funcionario dijo que se usaron al menos dos vehículos para llevarse el material.