Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

«Alito» se mantiene al frente del PRI y reforzará la coalición con el PAN y PRD

16

Tras la debacle electoral sufrida por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), hoy se puso en la mesa la posibilidad de renuncia de Alejandro Moreno Cárdenas de la dirigencia tricolor, pero este reafirmó que no dejará el cargo, hasta que no concluya su mandato: “el PRI hace autocrítica, no flagelación”, lanzó.

“Lo que quiere Morena es al PRI”, advirtió el dirigente, quien dijo sentirse amenazado por el gobierno que encabeza el presidente Andrés Manuel López Obrador. “Quieren una gente a modo para que se les hinque”, expresó y sostuvo que ese no será él.

El cónclave que fue solicitado el sábado por un grupo de exdirigentes del otrora partido mayoritario se desinfló hoy tras realizarse, en privado. Duró casi cuatro horas y media cuando estaba previsto para que durara tres, a lo sumo.

En la reunión, se le solicitó la renuncia anticipada, pero no fue un tema generalizado, apuntó Moreno en una breve conferencia de prensa que brindó al salir del encuentro.

Se planteó “si teníamos la capacidad” de llevar el futuro del PRI, pero reiteró una y otra vez que su periodo es de cuatro años, hasta el 19 de agosto de 2023, y que los completará.

A cambio ofreció que habrá renovación de los órganos dirigentes, pero no dijo cuándo. Eso tiene “sus tiempos, no es a capricho”, precisó.

La reunión fue con los exlíderes Dulce María Sauri, Pedro Joaquín Coldwell, Claudia Ruiz Massieu, Manlio Fabio Beltrones, Miguel Ángel Osorio Chong, Humberto Roque Villanueva, Beatriz Paredes, Roberto Madrazo, Carolina Monroy del Mazo y César Camacho Quiroz.

Ante los legisladores, como el líder de los senadores Miguel Ángel Osorio y Claudia Ruiz Massieu, ofreció sostener un encuentro posterior para aclarar que la “moratoria constitucional” anunciada por los aliados de Va por México, Acción Nacional y de la Revolución Democrática (PRD) no implicará que dejen de legislar, pero sí de no avalar las reformas constitucionales que interesan al presidente.

No asistieron Cristina Diaz, Mariano Palacios Alcocer, y Jorge De La Vega Domíngez, así como tampoco José Antonio González, quien es actualmente integrante del Comité Ejecutivo Nacional (CEN).

LO ÚLTIMO

COVID-19: La SSa reporta el mayor número de casos en 8 días

Policías ministeriales revisan una casa de «Alito» en Campeche

El SMN alerta sobre la formación de la tormenta tropical ‘Blas’

Esta es la primera vez en años que los exlíderes priistas reaparecen en la sede del partido durante una coyuntura electoral, esta vez motivados por lo que llamaron «situaciones complejas e incluso, la adversidad».

Desde el arribo de Moreno Cárdenas al PRI en 2019, ese partido ha sido derrotado y ha perdido 12 gubernaturas, las más recientes el pasado 5 de junio: Hidalgo y Oaxaca.

Por eso, el sábado pasado en sus redes sociales, los exlíderes priístas le solicitaron un encuentro, que el mismo Moreno aceptó y le puso fecha para hoy. «No es la primera vez que atravesamos situaciones complejas e incluso, la adversidad. Hoy nuestro partido, el Revolucionario Institucional transita por un momento especialmente delicado, de cuya atención, evolucion y solución dependerá su futuro», escribieron los exdirigentes en su llamado.

Abundaron: «Es momento de sumar, de debatir y sobre todo, de reflexionar, por lo que en virtud de los últimos acontecimientos que atañen a nuestro instituto político y que sin exagerar pueden ser determinantes para su futuro. Como militantes comprometidos y preocupados por la fortaleza y vigencia de nuestro partido, le solicitamos que al a brevedad podamos tener una reunión para tratar estos temas».

El plan B: el apapacho

A su salida del encuentro, en el que –aclaró– los expresidentes priistas hablaron cada uno por sí mismo, no son “un grupo” de expresidentes, ya tenía listo un escenario B, de respaldo, por si acaso.

En la planta baja de la sede tricolor, en el salón de usos múltiples, ya lo esperaban los dirigentes de ese partido en las 32 entidades del país, además de legisladores federales, quienes lo recibieron con porras “¡Alito!, ¡Alito!” y él se dejó querer.

El PRI hace autocrítica, no flagelación”. Alejandro Moreno, dirigente nacional del PRI

Los dirigentes estatales fueron citados desde las 11:00 horas y dado que el cónclave de exlíderes nacionales se prolongó, hubo tiempo para que los 32 líderes locales tomaran la palabra.

«¿En dónde estamos?» y «¿A dónde vamos?» se titularon las ponencias expuestas, mientras arriba, en sus oficinas privadas, Moreno Cárdenas departía con sus predecesores. Esta reunión de respaldo cerró con la firma de un “manifiesto y fotografía de la unidad”.

Los comentarios están cerrados.