Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

A Sara le vale madres 

100

Pese a causar pérdidas irreparables a la empresa Global Destination Vacation Club, S.A. de C.V., cuyas salas de venta de tiempos compartidos se ubican dentro del Hotel Grand Oasis Cancún, la delegación de la Procuraduría Federal de Protección al Consumidor (Profeco), que encabeza en Quintana Roo Sara Latife Ruiz Chávez, irresponsablemente se niega a levantar los sellos de suspensión de actividades, pese a que con fecha 22 de este mes recibió el oficio y formato de solicitud de Levantamiento de Medida Precautoria y de Solicitud de Desinmovilización de Bienes Sujetos a cumplimiento de Norma Oficial Mexicana (NOM). Lo anterior, luego de que fueran subsanadas las observaciones hechas durante la visita de verificación ordenada por la procuradora Sara Latife. Y es que siendo corregidas las supuestas anomalías, “no hay motivo alguno para que continúen los sellos y la correspondiente suspensión de actividades, que implica la afectación económica millonaria a dicha empresa, lo mismo que a los empleados que de ella dependen, junto con sus familias, de la promoción y venta de tiempos compartidos”, según manifestaron los afectados.

 Según documentos, cuyas copias se encuentran en nuestro poder, desde el pasado 22 de julio, según se comprueba con los sellos de recibido, se entregaron casi simultáneamente la solicitud de Levantamiento de sellos de suspensión y el formato de solicitud de Levantamiento de Medida Precautoria, como lo exige la normatividad.

 En la solicitud de Levantamiento de Sellos de Suspensión, se responde a las observaciones hechas por el verificador de la Profeco, según orden de verificación y oficio de comisión de fecha 21 de julio de 2015, emitida por la Lic. Sara Latife Ruiz Chávez, así como el acta de Visita de Verificación, en el interior del Hotel Grand Oasis Cancún.

 En el escrito emitido por el representante de la empresa Global Destination Vacation Club, S.A. de C.V., José Manuel Lira Saucedo, responde puntualmente a las observaciones del verificador con relación a dos puntos: En el primero de ellos, el representante federal señala: “se anexa a la presente copia del contrato para su análisis. Cabe hacer mención que no se exhibe por ningún medio o forma a la vista del público consumidor los costos de dicha membresía”. Al respecto se le responde: manifestamos que los precios de todas las membresías se exhiben actualmente al público consumidor en lugares visibles en el interior del establecimiento, tal como lo acreditamos con las fotografías adjuntas al presente como anexo 2″.

 La otra observación, según se lee en el documento, es con relación a que “Con lo referido a que no me presentó contrato de adhesión registrado” La empresa afectada manifiesta que la persona moral “Sparkles Dominicana Management Services, SRL”, empresa encargada de comercializar el tiempo compartido en el extranjero bajo el nombre comercial de Lifestyle Holiday Vacation Club ingresó la solicitud de registro del contrato.

 No obstante a la fecha mi representada no ha podido obtener el registro correspondiente del contrato por causas ajenas ella. Se adjunta a la presente, copia de los respectivos acuses de ingreso de solicitud de registro de contrato.

 Por lo anterior, la empresa afectada acredita su buena voluntad de cumplir con todos y cada uno de los requerimientos legales aplicables. Firma el documento recibido por la Profeco, Jose Manuel Lira Saucedo, representante de Global Destination Vacation Club, empresa a la que Sara Latife Ruiz Chávez ha causado pérdidas irreparables, al no actuar como corresponde, de inmediato a la solicitud de Levantamiento de Medida Precautoria y de Solicitud de Desinmovilización de Bienes Sujetos a Cumplimiento de NOM, según formato, copia en nuestro poder, donde se cumple al 100% de los ordenamientos impuestos.

 Luego entonces, subsanadas las observaciones, es inexplicable la actitud de la procuradora Sara Latife Ruiz Chávez, quien se niega a ordenar el retiro de los sellos y la desinmovilización de bienes, como medida precautoria, lo que denota una actitud de prepotencia y desdeño de la Ley.

 Ahora se sabe que otras empresas afectadas, como la ubicada en la terminal tres del Aeropuerto Internacional de Cancún llevaron personalmente su queja a la primera delegada de la Profeco, Lorena Martínez Rodríguez, ya que la actitud negligente, caprichosa e ilegal de Sara Latife le ha causado pérdidas económicas irreparables, lo que es causa de que 250 trabajadores estén desempleados y arrastrado a la miseria a sus familias.

Los comentarios están cerrados.

Este portal de noticias usa cookies para mejorar tu experiencia. OK Seguir leyendo