Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

¿A Qué Dios Rezo Por París?

26

Me decían que eran necesarios unos muertos para llegar a un mundo donde no se mataría. –Albert Camus, escritor francés.

París es popularmente conocida como la capital del amor… pero no esta noche. París se cubrió de sangre de inocentes, el olor a muerte ronda por lo callejones, el miedo se esconde en los ojos de los parisinos, el odio escribió una página más en el libro de la historia. El 13 de noviembre del 2015 será recordado con dolor, amargura y pena, hasta el momento en que escribo este texto, 120 personas fueron asesinadas y decenas heridas tras una serie de ataques terroristas en París. Números fríos que obstruyen la reflexión, no fueron asesinados 120 parisinos sino un parisino fue asesinado 120 veces.

El 13N se suma a los fatales atentados que han conmocionado al mundo. El 11 de septiembre de 2001 se popularizó el término terrorismo tras el ataque con dos aviones contra las torres gemelas y uno más contra el Pentágono en Estados Unidos dejando al menos 3000 fallecimientos. El 11 de marzo de 2004 10 explosiones en cadena en 4 trenes de Madrid, España legaron 191 fallecidos y 1600 heridos. El 7 de julio de 2005 4 explosiones sacudieron Londres, Inglaterra causando 56 muertos. En Bulgaria el 18 de julio de 2012 detonó un autobús en Burgas causando 6 muertes.

En el año en curso se vienen a nuestra memoria a lo menos otros tres atentados terroristas. En París el 7 de enero fue atacado el semanario satírico Charlie Hebdo ocasionando 12 fatalidades. Apenas un día después del ataque a Charlie Hebdo, un terrorista asesina a un policía y al día siguiente 4 judíos en supermercado Kosher. Y el 14 de febrero es asesinada en Dinamarca una persona en un centro cultural durante un coloquio sobre blasfemia e Islam; apenas un día después un judo muere frente a la mayor sinagoga de la ciudad.

Las comparaciones son burdas y en ocasiones ofenden, sin embargo los actos terroristas señalados guardan muchas similitudes entre sí. El 11S, el 11M, el 7J y el Charlie Hebdo fueron ataques terroristas adjudicados por el grupo Al-Qaeda, mientras que el ataque a Bulgaria se culpó a Hezbolá. Los sucesos dibujan a los radicales islámicos como terroristas en potencia y enemigos de occidente.

El choque cultural resulta trágico pues tras el atentado de las torres gemelas el incremento de la seguridad en los aeropuertos norteamericanos y el crecimiento de la estereotipación de los musulmanes como terroristas generaron un ambiente de hostilidad y discriminación contra estos con lo cual se frenó en gran medida la islamización de EUA. Ante la inminente islamización de Europa los recientes ataques pueden suponer una estela de racismo y rechazo contra los musulmanes en Europa, lo cual frenaría e intercambio cultural.

El presidente de Francia Hollande se enfrenta a este nuevo ataque terrorista con la puntuación más baja en su índice de popularidad desde que comenzó su gobierno en 2012. Los ataques orillaron al presidente francés a declarar la guerra contra el terrorismo. Para Bush en el 2001 eso representó una guerra contra Afganistán, habrá que esperar las medidas que tome Francia y observar quién se las va a pagar. Con Rusia defendiendo al presidente sirio y con el resto de occidente apoyando a los rebeldes sirios, la eventual participación de Francia en el conflicto podría suponer el comienzo de una nueva guerra.

Históricamente el miedo ha resultado ser un excelente catalizador de unidad, solidaridad, patriotismo e irracionalidad. La historia nos ha enseñado que esta clase de ataques generan una reacción enérgica y belicosa por parte de los gobiernos motivada por la sed de venganza de un pueblo asustado y victimizado. Personalmente espero que el odio no se apodere del corazón de los franceses y no instiguen a un mayor derrame de sangre de otro pueblo inocente que se vuelve víctima de la industria de la guerra.

En el mundo occidental condenamos atentados como los de ayer en París, pero desconocemos el dolor de los pueblos en medio oriente que viven una constante guerra contra el terrorismo la cual arrasa con inocentes a su paso. La retorica de los dioses ha sido la causante de las mayorías de guerras, mi dios contra el tuyo. El odio y la sinrazón se apoderan de los corazones enardecidos que buscan en la sangre del prójimo la fe perdida. Quizá los opresores y los oprimidos son lo mismo, sólo visto desde diferente ángulo. Los detestables hechos de París son lamentables e injustificados, así como tan injustificado sería una eventual caza de musulmanes. ¿A qué dios rezo por París? (@TruGMA)

Los comentarios están cerrados.

Este portal de noticias usa cookies para mejorar tu experiencia. OK Seguir leyendo