Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

¡Saludos solidarios, hermosas mujeres!

30

 

Ocho por radio

Por Carlos Calzado C.

¡Saludos solidarios, queridas mujeres!

Escuche mientras lee: “Mujer”, composición de Gloria Martín Gómez, una española de nacimiento que emigró a los 9 años a Venezuela, una filósofa del arte quien compartió escenarios con el legendario Víctor Jara y Joan Manuel Serrat, entre otros. Sugiero la interpretación de una SEÑORONA, Amparo Ochoa, quien murió en el abandono. De hecho, les sugiero escuchen el álbum completo de la Amparo titulado precisamente “Mujer”, es una obra maestra, uno de los pocos homenajes honestos y desprovistos de la chocante publicidad; “Cuando Agosto era 21” es otra magnánima pieza de ese álbum en el que Amparo hace una fenomenal mezcla de la trova con el jazz que, combinado con la tragedia narrada, es un auténtico abrazo solidario a la siempre vilipendiada MUJER.

Debo decir, además, que no puede usted amable lector perderse el poema titulado “Mujer” de la guatemalteca Alaide Foppa, el cual lo puede buscar ya sea en la red o en la portada del disco de Amparo Ochoa recomendado al inicio. Qué importante es quitar todos los estigmas que tradicionalmente le endilgamos a nuestras amadas compañeras quienes, efectivamente NO son, “las malditas brujas, las temidas y deseadas prostitutas”, ni ninguno de esos señalamientos emanados de las mentes más enfermas y retrógradas.

Hoy es un día muy especial. Dicho sea de paso, hay quienes aseguran que un 6 de marzo se suscitó el incendio provocado en la factoría Triangle Shirtwaiste donde murieron 146 mujeres y 71 resultaron gravemente heridas; pero hay otras fuentes que marcan el 25 de marzo de 1911 como la fecha fatal. Citando al imbécil de Felipe Calderón diremos “haiga sido como haiga sido”, el hecho trasciende por el triunfo de una mentalidad criminal que se atrevió a asesinar a sus propias madres, hermanas, hijas y compañeras en pos de la “Libre Empresa”. Es la carta emblemática que garantiza el artero “business” por encima de todo y todos, lacrada sobre la sangre cuajada con el emblema de la “Y” Yankie.

¡Fuera Estigmas, chingao!

Queridas mujeres, compañeras, más valientes que muchos que se dicen “hombres”; el dolor es el motor que les mueve desde el milagro de parir, hasta la sublime melancolía de ver a los hijos partir. Queridas mujeres, la lucha es la que siempre les caracteriza, y no sólo por lograr la igualdad ante las leyes de los humanos; la lucha cotidiana por defender la vida y la permanencia de la raza humana sobre la faz de nuestra amada madrecita La Tierra, Tonantzin; pilar que cargas en tus entrañas a tus tercos hijos; la analogía perfecta: Tonantzin-Mujer; recibes laceraciones, golpes y desprecios, pero no dejas de ser generosa con los tuyos, responsable con el destino, luchona por antonomasia y amorosa fuente de alimento, tibieza, salud y asosiego: Mujer.

Golpearlas, asesinarlas, conspirar en contra de las mujeres es el extremo en el que la raza humana se debate; atentar contra TU MADRE, TU HERMANA, TU HIJA es apuñalarte en los puntos más doloroso de tu patético cuerpo de ‘macho’ para verlo desangrar, es descargar tu miedo, tus complejos más aberrantes en contra de quien amorosa abre más que los brazos, y tú infame sólo la estigmatizas, ¡qué vergüenza!

Dicen que “divide y vencerás”. La lucha es en conjunto, unidos por los mismos ideales, por las mismas necesidades; solapar a tanto maricón cobarde asesino o golpeador de mujeres, justificarlos, y, por otro lado, fomentar el extremo feministoide que odia a todo lo que represente al género masculino es el ideal anhelado por quien detenta el poder. Habremos de reconocernos como iguales, sí, pero diferentes y respetuosos. Las lisonjas y cumplidos, la caballerosidad es merecimiento del género femenino, pero debe partir del reconocimiento de ser exactamente equitativos, pero no iguales. La belleza, las feromonas que huelen a gloria, la capacidad de concebir y los labios más suaves que los propios pétalos de cualquier flor, ello, sólo es descripción de ellas: mujeres.

¡Saludos solidarios, hermosas mujeres!

Comentarios
error: Contenido desarrollado por La Palabra del Caribe y SIM AGENCIAS