Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Melitón, el poderoso – Por Francisco Espinosa

11

De la X a la Z

La venta de cohetones en la vía pública se supone que no se daría este año en Benito Juárez. El presidente municipal, Remberto Estrada, dicen sus cercanos, dio la instrucción desde noviembre de no autorizar ni un solo permiso.

Al parecer todos estuvieron de acuerdo, menos el regidor Melitón Ortega, quien expresó que se tenían que vender porque sí, que no había vuelta de hoja, bajo argumento de que cientos de familias obtendrían un ingreso por medio de la comercialización de estos artículos que “son seguros” y no darían ningún problema.

La negativa persistía y también la presión de Melitón, señalando que los tianguistas son un grupo fuerte que podía ejercer suficiente presión y protestas capaces de doblar hasta el mismo alcalde, hecho que finalmente ocurrió, porque se otorgaron los permisos.

Hasta ahí la ambición de Melitón Ortega y la tibieza y el pecho frío de la autoridad municipal, que no supo o no quiso imponerse a un líder tianguista.

Ahora viene la otra parte, la del “villano incomprendido”, el padre de familia que, movido por una falsa creencia de que los tronadores ayudan a su niño o niña a que la pasen mejor en estas fechas, adquiere unas literales bombas de tiempo, capaces de segar la vida de un inocente para siempre.

El peligro está en las calles de la ciudad con los puestos de tronadores, pero nadie nos obliga a comprarlos y ahí es donde, con todo respeto, entra la culpa de los papás que gastan de su dinero para adquirir esta basura de artículos.

En esta ocasión, un niño de 12 años fue la víctima, fue quien pagó los platos rotos con su vida. Al día siguiente la autoridad municipal sale con sus anuncios de que hay operativos para restringir la

“Muerto el niño tapan el pozo”, lamentable postura por parte del Ayuntamiento de Benito Juárez, pero más lamentable que Melitón Ortega siga adelante con su plan de instalar más puestos.

Seguramente este domingo en el tianguis de la 100 o el que hacen los sábados por la Chac Mool, veremos puestos rebosantes de cohetones, con decenas de papás preguntando por sus precios. Señores, ¡el precio a pagar por estos errores es costosísimo!, lo mejor es decirle no a este tipo de productos, mucho menos ponerlos en las manos de un niño.

LA ESTOCADA

Dicen que entre priistas hay molestia porque la senaduría será en automático para Nueva Alianza. Se entiende la molestia pero lo que no se comprende es por qué se niegan a hacer pública esa inconformidad. ¿Le temen a decir algo contra la línea?

Comentarios
error: Contenido desarrollado por La Palabra del Caribe y SIM AGENCIAS