Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

De la X a la Z Por Francisco Espinosa || Manual de lo que no debe hacerse en casos de emergencia

75

Los recientes hechos, derivados de la explosión de una embarcación de Barcos Caribe, ocurrida el 21 de febrero pasado en Playa del Carmen, marcó el inicio de una serie de sucesos inesperados que, hasta hoy, todavía no nos permiten ver el final de la película ni tampoco, imaginarnos cuándo y cómo se le pondrá fin a esto.

Eso sí, ha hecho que más de uno tome posiciones totalmente fuera de contexto e inexplicables, como por ejemplo decir que no pasa nada, que el turismo sigue llegando o que lo que Estados Unidos, por medio de su Embajada, cerró en Playa del Carmen es una pequeña oficina que no tiene mayor importancia. Es una oficina consular, no una mesa al aire libre.

Eso es huirle a la realidad, taparse los ojos ante algo que no se puede desestimar por ninguna razón.

El asunto trascendió las fronteras del estado, se viralizó, se volvió “topic” del día y ahí sigue dando vueltas por medio de las redes sociales.

Por supuesto que no se trata de alarmar a nadie, pero sí hay que tomar conciencia de las cosas y exigir a quienes tengan que rendir informes a que digan lo que está pasando.

La Riviera Maya necesita mantener esos niveles de afluencia turística y de ocupación hotelera, con esto ganamos todos y hay que cuidar la gallina de los huevos de oro, pero eso no significa que se tenga que minimizar todo o decir que no pasa nada.

En este sentido el gobernador del Estado, Carlos Joaquín González, ha dicho más de una vez que las instancias federales son las que están a cargo de la investigación sobre la explosión y quienes tendrán que revelar el resultado de sus trabajos.

El tema es del dominio nacional y hasta internacional y también hay que recordar que, en Cancún, lamentablemente, los hechos violentos no ceden y también ya hubo una alerta, en este caso del gobierno de Alemania. Ojalá quienes toman las decisiones den la importancia debida a todos estos asuntos, ni más ni menos.

LA ESTOCADA…

Dicen que hubo unas llamadas no muy agradables entre Greg Sánchez y José Luis Pech, ¿será cierto? A lo mejor en estos días se toman un café, eso sí, alejados de los reflectores.

Comentarios
error: Contenido desarrollado por La Palabra del Caribe y SIM AGENCIAS