Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

La aritmética, la princesa de las matemáticas – Neftalí Samsa

122

Para los niños y los no tan niños. Papás cuéntenle esto a sus hijos. La aritmética es la base de las matemáticas,  su hermana es el álgebra. Las cuatro operaciones de la aritmética, nos han dicho, son cuatro: La suma, la resta, la multiplicación y la división. La multiplicación y la división son sumas y restas abreviadas. También existen la potenciación y la radicación, que son una abreviación de la multiplicación y la división. Por lo que no son cuatro, sino seis operaciones. La jerarquización de las operaciones procede a la inversa, de cómo aparecieron éstas, es decir, primero se resuelven las potencias y los radicales, tomando en cuenta los signos de agrupación de acuerdo a la propiedad asociativa de los números.

Luego, se resuelven las multiplicaciones y las divisiones. Y finalmente, las sumas y las restas. Si procedes de esta forma, tus operaciones aritméticas habrán sido resueltas con corrección. Si no aplicas el anterior procedimiento, obtendrás resultados extraños que no reflejarán en nada la realidad, pues todos sabemos que la matemática es la reina de todas las ciencias, y no sólo de las ciencias sino de toda actividad humana. El dominio que el ser humano ha logrado de los fenómenos naturales, no sería posible sin los cálculos matemáticos. La matemática es exactitud, por esto, Albert Einstein declaró  que “Dios no juega a los dados”. Llegará el día que hasta el mínimo movimiento de las hojas de un árbol podrá ser descrito matemáticamente, entonces y sólo entonces estaremos más cerca de Dios.

Desde la infancia se nos ha enseñado que las matemáticas son algo terrible, estudio sólo de genios, esto es falso de toda falsedad. Los maestros de primaria deberían fomentar en sus alumnos el amor por las matemáticas. También los padres de familia y la sociedad entera. Hay que derribar el mito que nos hace que, desde los primeros años de vida, odiemos a las matemáticas. Los pueblos antiguos comprendieron esto por lo que sus cálculos fueron muy exactos a tal grado que nos siguen asombrando y eso que no contaban con los instrumentos tan sofisticados que poseemos en la actualidad.

LA ÚLTIMA Y NOS VAMOS.

Hagamos un ejercicio sencillo:

2 + 5 x 8 + 16/4 – 6 = 40

Primero realizamos la multiplicación y división: 5 x 8 = 40  y  16/4 = 4, por lo que queda:

2 + 40 + 4 – 6. Finalmente hacemos las sumas y la resta.

46 – 6 = 40.

¡Hasta la próxima!

Comentarios
error: Contenido desarrollado por La Palabra del Caribe y SIM AGENCIAS