Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Incongruencia política genera gasto público

42

Capital Política

Por David Acosta

Incongruencia política genera gasto público

El proceso electoral 2017-2018 en el estado se han convertido en tierra de nadie, los aspirantes en plena campaña y algunos, con cargos públicos. La complicidad entre partidos, coaliciones y los árbitros electorales, Instituto Electoral de Quintana Roo (Ieqroo) e Instituto Nacional Electoral (INE), le está costando millonarios recursos al erario de Quintana Roo.

El problema es que la ley permite el desorden que se está generando, pues los tiempos para que un aspirante haga proselitismo, precampaña o campaña, no están plenamente establecidos, cuando se trata de precandidatos en cargos públicos. Las lagunas

legales, dan oportunidad a los contendientes de promocionar su imagen.

De acuerdo al Calendario Electoral las precampañas de los partidos políticos o coaliciones se realizaron del 13 de enero al 11 de marzo, mientras que las campañas, arrancarán el próximo 14 de mayo y hasta el 27 de junio. Oficialmente estos son los dos periodos en el que los aspirantes o candidatos a contender por un espacio de elección popular.

Sin embargo, estos espacios de promoción del voto, como siempre ocurre no son respetados. Ya sea de manera particular, privada o pública, los contendientes, partidos o coaliciones, encuentran la manera de realizar proselitismo a través de comidas, festejos de cumpleaños, asambleas de los propios partidos y demás, sin que nadie los regule despilfarrando los escasos recursos públicos.

Con esto el proselitismo ha quedado institucionalizado en aquellos servidores públicos que, utilizando su cargo, promocionan su imagen. En el estado lo realizan funcionarios de la administración pública estatal y municipal, sin embargo, la situación se observa más en los diputados del Congreso del Estatal, de quienes gran parte no han terminado su encomienda y ya quieren otro cargo.

Algunos de los diputados, que no han dejado el puesto pero que ya están de lleno en su campaña son: Raymundo King de la Rosa, Leslie Hendricks Rubio, Candelaria Ayuso Achach, Emiliano Ramos Hernández, Fernando Zelaya Espinoza, Mayuli Martínez Simón, José Esquivel Vargas y Laura Beristain Navarrete. Algunos, ya presentaron su renuncia, la cual no quieren hacer efectiva y siguen cobrando. Otros están sacando el jugo al máximo de su puesto, pero lo cierto es que ningún suplente hasta el momento ha tomado posesión de su curul.

Con la figura de la reelección en los ayuntamientos, los presidentes municipales, ya virtuales candidatos, han dado vuelo a la promoción de su imagen, con recursos del erario. Bajo el amparo de que el plazo para dejar sus cargos públicos, al igual que los funcionarios estatales y diputados, es el 2 de abril de 2018, es decir 90 días antes de la elección del 1 de julio.

Mientras son peras o manzanas los aspirantes, precandidatos o candidatos, siguen recibiendo millonarios recursos del erario y utilizándolos para promocionar su imagen, pese a que los partidos y coaliciones cuentan con prerrogativas 88 millones de pesos para tal fin. La congruencia política no se da en los políticos quintanarroenses, pese a las leyes de “avanzada” ¿Y las instituciones electorales dónde están? Durmiendo en sus laureles.

Comentarios
error: Contenido desarrollado por La Palabra del Caribe y SIM AGENCIAS