Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Existe riesgo de contingencia sanitaria: Santamaría

5

AGENCIA SIM

Cancún.- El municipio corre el riesgo de caer en una contingencia sanitaria, pues la celda actual del relleno sanitario tiene un mes de vida útil, que coincide con el tiempo que falta para que se construya su reemplazo.

El regidor Isidro Santamaría Casanova advirtió que los plazos son “muy pegados”, por lo que el Cabildo estará muy pendientes para que se cumpla con la normatividad, “pues somos un destino de clase mundial y la contaminación puede alejar al turismo”.

Su comisión se reunió recientemente con la paramunicipal Solución Integral de Residuos Sólidos (Siresol) y Mahahual, la empresa que maneja el relleno sanitario, donde le confirmaron que a la celda actual le queda un mes de vida útil.

Aunque el trabajo de la empresa es bueno, señaló que hay muchas situaciones que no son óptimas, como el hecho de que sea el municipio el que construya la nueva celda, a un costo de 26 millones de pesos, pues esto podría hacer a la empresa deslindarse de cualquier problema futuro acusando de una construcción deficiente.

Tampoco se cuenta con una planta de tratamiento de lixiviados, como en otros lados del mundo, donde todavía se manejan celdas sanitarias, apuntó.

También se plantearon otros puntos de mejora, en seguridad e higiene, que no es óptima para los trabajadores. En particular, se dan habitualmente derrames de lixiviados en la transferencia del camión recolector, de los que Mahahual se deslinda, pese a ocurrir en el relleno sanitario.

Los regidores acordaron en reunirse con Siresol y con Roger Espinosa, secretario de Obras Públicas y Servicios, para tener una fecha de terminación de la nueva celda y asegurarse que el proceso de recepción también esté dentro del plazo con que cuentan para evitar una contingencia sanitaria.

El también dirigente estatal de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) opinó que el municipio ya no debiera contar con un relleno sanitario, sino que un sistema para incinerar la basura, para poner fin al riesgo de contaminación por lixiviados.

“Con el calor además podríamos generar electricidad y lo único que quedaría son cenizas, las que son inertes”, indicó.

Comentarios
error: Contenido desarrollado por La Palabra del Caribe y SIM AGENCIAS