Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

En la tierra del “valemadrismo” – Armando Angulo

15

El pretexto de la generación de turismo y de diversificación de atractivo en la tan depauperada avenida Yaxchilan, pudiera ser válido, pero a juzgar por la cotidianidad con que las autoridades municipales empiezan a ser tan permisivos para que cualquier comerciante de esa arteria vial encuentre un pretexto para tomar posesión de la misma, pasándose por el “arco del triunfo” los derechos de todos quienes tienen la necesidad de circular por esa calle, son síntomas ya de un “valemadrismo” total en la concesión de permisos extraordinarios a dueños de bares y restaurantes de esa zona y de algunas más de la ciudad.

No tenía planeado circular por esa vía anoche, porque ya no se me da tanto la vida nocturna, pero circunstancias personales me pusieron en ese lugar sólo para constatar y forzadamente documentar con fotos, que, con el pretexto de un “festival gastronómico” un restaurante ubicado sobre la Yaxchilan, cuya especialidad parecen ser los “pescaditos”, se apoderó de buena parte del tramo que comienza desde  la avenida Sunyaxchen a la Coba, atravesando sendos vehículos en ambas desembocaduras de la calle, para instalar una suerte de escenario donde más tarde tocarían algunos músicos de rock, convirtiendo el supuesto festival más bien en un concierto.

Mi casual transitar por el lugar fue desde las cinco de la tarde, hora en la que ya habían varios expendedores de alimentos y bebidas alcohólicas utilizando la carpeta de rodamiento como propiedad particular, e individuos afanados en dejar a punto un escenario que cubría toda la anchura de la avenida, escoltados por un agente de Tránsito que hacía de cuidador de una reja que impedía la libre circulación. Más tarde, ya por la noche, cuando la necesidad me llevó a desandar mi camino por el mismo lugar, me topé con un aparatoso embotellamiento de vehículos en el carril que desplaza al tránsito con dirección a la avenida Uxmal.

Este desordenado transitar de vehículos amontonados en esa franja de circulación, con las consecuentes molestias que acarreó para muchos,  fue el resultado de ese concierto al aire libre, o más bien, al “agandalle” libre, ya que como si anduvieran en kermesse, muchos de quienes asistieron al concierto del veterano rockero que amenizó la ingesta de alcoholes de los clientes de este negocio, cruzaban cuando se les pegaba la gana a media calle, algunos cerveza en mano, retando incluso a los conductores que tenían la “osadía” de mostrarse molestos.

La situación que irrita, que causa un molesto prurito, no es si un comerciante se ingenia mecanismos de propaganda y captación de clientes argumentando festivales, aniversarios o días de alguna cosa, pues no hace mucho otro restaurante de la zona se apropió igualmente de la circulación para festejar sus años en operación; el punto es el abuso al derecho a la libre circulación que causan y al que gustosamente las autoridades municipales hacen “oídos sordos” porque obviamente a alguien benefician.

Esta situación, por el momento, es una molestia solo localizada en esa parte de la ciudad, pero a como están las cosas, no hay que dudar que pronto veamos calles cerradas junto a tantos giros negros sacando la variedad a la vía pública, porque tratándose de recaudación de recursos, cualquier “agandalle” al derecho del resto de la ciudadanía parece ser válido.

Comentarios

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More

Privacy & Cookies Policy
error: Contenido desarrollado por La Palabra del Caribe y SIM AGENCIAS