Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Emmanuel Macron no descarta un ataque contra Siria “en los próximos días”

193

 

El presidente francés, Emmanuel Macron, no descarta un ataque contra las fábricas y depósitos de armas químicas sirias “en los próximos días”, pero considera que todavía hace falta más información y nuevos contactos con Washington y Londres. El presidente francés utilizó una comparecencia ante la prensa con el príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salman, para realizar una declaración en la que consideró prioritarias las vías de la diplomacia y de la ayuda humanitaria.

“Nuestro enemigo no es el régimen sirio, nuestro enemigo es el Estado Islámico, pero nuestra obligación es hacer respetar la legislación internacional que prohíbe el uso de armas químicas sobre la población civil”, dijo. Sugirió que para él no había duda acerca del uso de esas armas por parte del gobierno de Damasco, pero matizó que eran necesarias nuevas verificaciones antes de tomar una decisión sobre posibles represalias.

Por su parte, Bin Salman declaró que Arabia Saudí “está dispuesta a participar en una acción militar”. “Si nuestra alianza con nuestros socios lo exige, responderemos presentes”, declaró el príncipe en la comparecencia conjunta con Macron.

El posible uso de armas químicas por parte de Bashar Asad fue el tema central de una reunión improvisada en el Elíseo, por la tarde, con el rey de Marruecos, Mohamed VI, y se abordó también en una reunión con Mohamed bin Salman antes de la cena de gala que el presidente francés ofreció anoche al príncipe heredero saudí. A la cena acudió también el primer ministro libanés, Saad Hariri. Mohamed VI, Bin Salman y Hariri se tomaron unas fotos el lunes, muy alegres, mientras cenaban en un restaurante parisino.

El ministro de Asuntos Exteriores, Jean-Yves Le Drian, dijo el domingo que Francia “asumiría sus responsabilidades” si se confirmara que Asad utilizó armas químicas, traspasando de esa forma la famosa “línea roja” trazada por el anterior presidente, François Hollande, y mantenida por Macron. El actual presidente añadió el mes pasado un criterio a la “línea roja” de las armas químicas: para activar de forma automática una represalia no sólo debían ser utilizadas, sino causar además “una mortandad notable”.

El ambiente en el palacio del Elíseo era anoche más bien festivo, por la recepción al heredero del trono saudí y hombre fuerte del régimen, y nada parecía indicar un ataque inminente. Fuentes de la Presidencia indicaron que Macron había hablado dos veces por teléfono con Donald Trump en los dos últimos días, para hablar de Siria, y que la comunicación era “continua”. Las mismas fuentes recordaron que Macron era asesor de Hollande en 2013, cuando el entonces presidente quiso bombardear instalaciones militares sirias como represalia por un ataque químico, y tuvo que dar marcha atrás porque en Washington y Londres se optó por la inacción. “Esa frustración no se ha olvidado”, dijeron las fuentes del Elíseo.

Apoyo del Reino Unido

Por su parte Theresa May decidió ayer, tras sus conversaciones telefónicas con Macron y Trump, apoyar las represalias propuestas por el Gobierno de Estados Unidos para evitar que se sigan utilizando armas químicas durante el conflicto sirio. A pesar de que desde algunos sectores de la política británica se le estaba demandando que consultase la decisión en sede parlamentaria, la premier, consciente de que los comunes no se volverán a reunir hasta el lunes, optó por hacer uso de los poderes que le confiere su cargo y apoyar la condena y las posibles represalias unilateralmente.

La decisión no fue sin embargo fácil para la líder de los tories, que tuvo que hablar con sendos líderes de Gobierno durante toda la mañana, aguantar la presión de algunos de sus diputados para que apoyase cuanto antes los ataques aéreos liderados por Estados Unidos, y, finalmente, presidir una reunión durante la tarde para ser asesorada por el Consejo de Seguridad Nacional.

“Estuvieron de acuerdo en que los informes que apuntan a un ataque en Siria con armas químicas son absolutamente reprochables, además de confirmar que representaban suficientes pruebas de la apabullante crueldad del régimen de Asad contra su propia gente así como su total desprecio por sus obligaciones legales de no utilizar este tipo de armas”, aseguró una fuente de Downing Street una vez concluida la reunión.

De hecho Theresa May ya condenó el lunes por la tarde la “brutalidad” del ataque durante su visita a Estocolmo y aseguró que tanto el régimen de Bashar al-Assad como Rusia deberían responder ante la justicia internacional si se demostraba que habían estado detrás del ataque con el agente químico que causó la muerte de 42 personas en Douma.

Fuente: EL MUNDO

Comentarios
error: Contenido desarrollado por La Palabra del Caribe y SIM AGENCIAS