Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

El Palabrero: El valemadrismo de Eric Castillo

14

Mientras dos miembros del sindicato de taxistas “Andrés Quintana Roo” eran atropellados por un auto supuestamente propiedad de Uber, uno de ellos perdió la vida y quedó tirado en el bulevar Colosio, su líder, Eric Castillo Alonso disfrutaba del béisbol de la Serie Mundial entre los Dodgers contra Los Astros, en el Dodger Stadium, Los Ángeles, California, Estados Unidos.
Quizá el dirigente taxista pensó que se merecía ese regalo en el marco de su cumpleaños, así que lo que menos le interesa es la condición de los trabajadores del volante en Cancún, pue sus cuotas sindicales están bien invertidas, en su persona, ¿de dónde saca Eric tanto dinero para darse la vida de sultán?, ¿o es que fue el regalo que le dio la regidora del Ayuntamiento Benito Juárez?
Mientras que los familiares del taxista atropellado gritaban de dolor; Eric Castillo gritaba de euforia en las gradas del estado de Los Ángeles; pues el que lanzó la primera bola fue Fernando Valenzuela, dueño de los Tigres de Quintana Roo, donde el Sindicato de Taxistas de Cancún son patrocinadores.
Eric inició la fiesta en Los Ángeles antes de cantarse play-ball. Cuando Vin Scully fue presentado como el encargado de lanzar la primera bola, pero el legendario cronista de los Dodgers, de 89 años de edad y quien narró al equipo entre 1950 y 2016, pidió primero un cátcher y salió Steve Yeager, MVP de la Serie Mundial de 1981.
Y luego, le delegó la responsabilidad al mexicano Fernando Valenzuela, para hacer estallar al Dodger Stadium, entre ellos la euforia del líder sindical y sus acompañantes. El “Toro” y Yeager fueron la dupla que contuvo a la artillería de los Yankees en aquel Clásico de Otoño.
Esta actitud no ayuda al delfín Erasmo Avelar, pues como se dice en los pasillos del sindicato, “el alumno superará al maestro”.

Comentarios
error: Contenido desarrollado por La Palabra del Caribe y SIM AGENCIAS