Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Dueños de cajas de seguridad dan “funeral” para derechos asesinados

2

AGENCIA SIM

Cancún.- Propietarios de las cajas de seguridad de la empresa First National Security crearon una singular manera de protesta, por la retención de sus bienes por parte de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), al colocar coronas fúnebres con leyendas en recuerdo a sus derechos “asesinados” por las autoridades federales.

“En Cancún murió nuestra constitución”, se lee en una cartulina junto a un ataúd, colocado en la entrada a la calle Brisa, que desde hace casi tres semanas permanece acordonado, como parte de la investigación sobre el contenido de estas mil 500 cajas, supuestamente para rastrear bienes de Leticia Rodríguez Lara, alias “Doña Lety”, por muchos años una de las principales distribuidoras de droga en la zona norte del estado.

En el lugar, Graciela Maldonado Yáñez, vecina de esta calle y además propietaria de una de estas cajas, señaló que la autoridad en ningún momento ha actuado conforme a derecho, pues ni siquiera les han notificado todavía de esta acción.

Educadora de profesión desde hace 35 años, que llegó a esta ciudad en 1982, indicó que tiene una caja de seguridad desde hace 23 años, para documentos y pasaportes. La retención de lo último hizo que su hija recientemente perdiera un viaje al extranjero.

Señaló que se les ha pedido a todos un listado de sus bienes, lo que unos 400 personas han hecho. Sin embargo, cuestionó la necesidad de tener que acreditar judicialmente ser propietaria de esa casa, “cuando tengo el contrato, las llaves y las facturas, que están en la página del SAT, y cuando la caja se ve que contiene mis documentos. ¿Por qué debo contratar un abogado para recuperar mis documentos?”

Lamentó que, no sabiendo de leyes, tenga que asesorarse para ver la estrategia para defenderse de un gobierno que se supone debiera velar por sus derechos, no atropellarlos.

Pero ella ha sido doblemente afectada, porque vive en la misma calle que ahora está cerrada con un retén, por lo que debe dar explicaciones para salir y entrar a su casa, y no puede traer visitas o trabajadores.

“Es una tristeza que el país esté así”.

Comentarios
error: Contenido desarrollado por La Palabra del Caribe y SIM AGENCIAS