Canal de información del acontecer Quintanarroense y termómetro del ambiente político Local y Nacional

Capital Política por David Acosta: Juan Vergara y su soberbia

Capital Política

83

El precandidato por el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y ex secretario de Finanzas, Juan Vergara Fernández, cayó en cuenta que tampoco en Quintana Roo es lo mismo estar en el aire acondicionado, que salir a las calles a buscar el voto.

El ex priista, quien fuera aspirante a la presidencia municipal de Huauchinango, Puebla, llegó a Quintana Roo con sus ínfulas de soberbia, que demostró hasta el día que dejó la Secretaría y Finanzas y Planeación (Sefiplan).

Quien ahora quiere “colonizar” Quintana Roo, como candidato del PRD por III Distrito electoral federal en Cancún, se atrevió a decir que iría por un puesto de elección popular, si el gobernador se lo pedía.

El gobernador mucho hizo con darle una salida digna, luego de que fue removido del cargo por su terquedad de buscar, primero, la candidatura a la presidencia municipal de Benito Juárez y, luego, la diputación federal.

El “doctor” como como exige le llamen, resultó que no sabía tanto de finanzas como presumía, lo cual quedó de manifiesto en diciembre, cuando complicó el pago de aguinaldos y prestaciones de fin de año a miles de trabajadores del Gobierno del Estado, hecho que nunca se había registrado, como él trató de justificar. Esto, pese al anuncio que había hecho tiempo atrás de que se contaba con finanzas sanas.

Otra acción a destacar fue el refinanciamiento de la deuda pública de 19 mil 141 millones de pesos que estuvo bajo su encargo (y que aumentó), pero que, además, aseguró implicaría pagar menos intereses en un mayor plazo, con un ahorro de mil 600 millones de pesos durante el presente sexenio. El engaño no duró mucho tiempo, pues en el marco de su comparecencia ante el Congreso del Estado, informó que a mediano plazo la deuda tendría que ser refinanciada una vez más, lo que significa hacer aún más pesado el costo de la deuda para los quintanarroenses.

El aumento al trámite de emplacamiento vehicular, el intento de incremento al impuesto al hospedaje y la creación de una carga fiscal que afectó a las casas de apuesta y sorteos y que terminó por perjudicar al único casino de Chetumal, que al final cerró; estas y otras ocurrencias del ex funcionario, amenazaron con separar a los quintanarroenses del gobernador, quienes con los anuncios de incrementos a sus gastos por pagos de impuestos trajeron un triste despertar a su fiesta electoral.

Los costos políticos de este ex funcionario para el “gobierno del cambio” aún están por pagarse, pues sus ocurrencias para incrementar la recaudación de impuestos pusieron en entredicho una de las promesas de campaña de Carlos Joaquín González, de no crear ni aumentar los impuestos existentes.

Al parecer, a Juan Vergara no le bastó con meter en problemas al gobernador, quien más de una vez tuvo que salir a dar la cara por él ante los medios de comunicación para aclarar o poner orden en sus decisiones, como cuando bajó el costo del emplacamiento vehicular de mil 200 a 600 pesos pues Juan Vergara no supo explicar el porqué del aumento del 100% a este impuesto.

Una vez que llegó al poder, se alió con gente que operó políticamente para Mauricio Góngora, como el caso de la subsecretaria Dulce Basto y periodistas que aún la noche de la elección aquel 5 de junio de 2016 se burlaban airadamente de Carlos Joaquín González y hoy son aliados del hoy precandidato del PRD, donde el electorado tendrá la última palabra.

Por David Acosta

Comentarios
error: Contenido desarrollado por La Palabra del Caribe y SIM AGENCIAS